Anuncios

Gran cine: Unbreakable de M. Night Shyamalan

Cuando David Dunn sobrevive sin un rasguño a un accidente de tren, descubre algo extraordinario de sí mismo

Dirigida por: M. Night Shyamalan.

Producida por: Barry Mendel, Sam Mercer, M. Night Shyamalan.

Escrita por:M. Night Shyamalan.

Protagonizada por: Bruce Willis, Samuel L. Jackson, Robin Wright, Spencer Treat Clark, Charlayne Woodard, Eamonn Walker, Leslie Stefanson, Johnny Hiram Jamison, M. Night Shyamalan, Julia Yorks, James Handy.

Año: 2000.

País: Estados Unidos.

Género: Thriller, ciencia ficción.

Duración: 106 minutos.

“La esencia de la tragedia, inclusive la de una obra seria, es el despertar espiritual o la regeneración, del héroe”

Maxwell Anderson.

El año era 2001 y todavía no nos habíamos recuperado del tren de género que había sido The Sixth Sense de M. Night Shyamalan, el prodigioso director de cine que muchos comparaban con Spielberg y que con un debut extraordinario en Hollywood había sellado su posición como de esos cineastas que simplemente había que considerar. Ese giro sorprendente lo había posicionado como un dominante del thriller y sus derivados. La confianza en Shyamalan era automática. Todos esperábamos una continuación en ese arduo camino del horror dramático por la sencilla razón de haber tenido una nominación al Oscar como Mejor Película. Era lógico.

Cuando poco más de un año después, veíamos el tráiler de Unbreakable, el misterio se consolidaba de forma magistral. Recuerdo claramente que cuando lo vi, quedé hipnotizado por la originalidad que denotaba el enigma y la esencia de un acertijo que nos iba a tocar resolver. Ese día, después de ver el tráiler, no podía pensar en otra cosa que no fuera eso. Ni la película que vino después, fue tan importante. Horas más tarde, todavía intentábamos resolver qué había causado que Bruce Willis sobreviviera sin un rasguño a un accidente horrible en tren. Ese ejercicio en tensión y una publicidad sumamente inteligente preparaba el camino para lo que iba a ser Unbreakable, otra historia probable de fantasmas.

Pero por suerte, el resultado fue una variación importante de la expectativa. M. Night realiza una de las películas más importantes de las últimas décadas y realza el escalón en el que se encuentra. Ese escalón de confianza (que después perdió y casi desvaneció con su arrogancia) que tanto se necesita para nuevos cineastas fue esencial para el camino que siguió. Unbreakable era una película de un hombre extraordinario cuya trama que jugaba entre el cuestionar de la física y un estupor dramático relevante. Pero no fue una película aclamada durante ese estreno; los críticos y la taquilla no fueron tan generosos. Lamentablemente, cuando la gente esperaba otra película com The Sixth Sense, aparece Unbreakable y redefine el esquema de película de superhéroes. Shyamalan se había jugado todo y no tuvo los mejores resultados. Recuerdo haber sido uno de los pocos que al salir del cine estaba abrumado. Sin palabras quedé. El resto solo se burlaba de la arriesgada jugada de Shyamalan al atacar así a su película, con un twist que muchos consideraban vulgar.

Con una premisa revelada desde un principio, Unbreakable nos conquista por lo pesado de su conflicto y el manejo sutil del misterio como principal amenaza para su personaje principal. David Dunn ha sobrevivido a un accidente de un tren que se descarriló. Es uno de dos sobrevivientes, y el otro está al borde de la muerte. Él no tiene un solo rasguño. Nadie lo entiende, y mucho menos la familia descalibrada de Dunn. Esto parece ser la pieza que podría unirlos finalmente o desarmar por completo el núcleo. Quien parece tener respuestas es un misterioso hombre que sufre de una extraña enfermedad. Fanático de los cómics, Elijah dice que el misterio de David es explicable. Le dice que personas como él inspiran a quienes escriben historias sobre superhéroes. Cuando David le cuenta una historia con un argumento que indica que es un hombre ordinario, Elijah le dice que todo superhéroe tiene una debilidad. Desde el instinto por encontrar a las personas que lastiman a otras, hasta un experimento curioso con su hijo, todo parece estar hecho para que David se convenza de que realmente es distinto. La verdad detrás de los hechos esconde un horrible secreto que David tendrá que descubrir poniéndose a prueba a sí mismo.

Años después y por una circunstancia forzada por el mismo director, veo Unbreakable otra vez y me voy nuevamente a ese momento. El efecto es el mismo y hoy en día hay relevancia todavía por la desconsiderada insistencia de Shyamalan de unir sus películas y justificar las jugadas incorrectas. Sí, Split y Glass son películas que se unen a ese universo e intentan resolver algo que no necesitaba ser resuelto. Por suerte, en mi mente está Unbreakable como una única entrada en ese retorcido mundo realista pero finalmente sobrenatural. Si quieren algún consejo acá lo tienen: no pierdan el tiempo viendo esas dos continuaciones. Lo que vino antes, sigue siendo más importante, aún si no cuenta con la actuación desmedida de McAvoy. Antes Shyamalan no requería de tan obvios recursos desesperados.

El tratamiento del director es clave para una historia que requiere de una inteligente dosis de drama unido al posible dote sobrenatural. Shyamalan sabe qué película hace desde un principio y nos orienta a pensar que quizás David Dunn es un héroe que no debe serlo o que al menos no sabe manejar su propia facultad. Su inseguridad se traduce en una familia resquebrajada y que no parece tener salvación, ni siquiera después de un milagro. Su propio hijo cuestiona a su padre y le ruega que acepte lo que es. Su esposa es un complemento casi invisible. David no saber ser esposo o padre. Solo sabe ser un hombre común. Este poderío trágico no tiene comparación con lo que David debe aceptar. No se trata de una decisión de ser superhéroe u hombre. Se trata de entender que quizás tiene otro lugar en la Tierra que no es ahí, en el suburbio oscuro y húmedo. Quizás debe sacrificar lo ordinario de su vida para convertirse en un mesías.

Hay un interés de Shyamalan de ubicarnos en un plano real. Él necesita mantener al espectador esperando una revelación final. Lo grandioso es que, para poder lograr el efecto buscado, el director recurre al prestigio de su propia revelación, una tan siniestra como poderosa. En un cierre “falso”, nuestro héroe acepta y el sol sale iluminarlo. Hay sonrisas y humildad. Pero en un encuentro crucial, David es sorprendido por el peso factual de su nueva facultad. Para poder convertirse finalmente en ese hombre de destino y poder fantástico, debe también materializar lo que todo superhéroe tiene: un némesis, un contrario, un opuesto. Este es quizás el momento más importante de la carrera de M. Night Shyamalan.

Un trailer

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: