Crítica cine: Arctic (2018)

Un hombre varado en el medio del Ártico debe tomar la difícil decisión entre esperar el rescate o arriesgar su vida tratando de buscar señales de vida.

Dirigida por: Joe Penna.

Protagonizada por: Mads Mikkelsen, Maria Thelma Smáradóttir.

País: Estados Unidos, Islandia.

Género: Drama.

Duración: 97 minutos.

En la actualidad hay mucha predisposición del espectador cuando de ver cine se trata. Nos hemos vuelto los malditos evaluadores de un arte que no admite escrutinios. Nos hemos olvidado de que nadie nos obliga a ver una película. Somos dueños de nuestra propia voluntad. Pero cuando esa voluntad nos lleva a ver una película que parece que ya hemos visto, justifico algunas actitudes. Un presupuesto exorbitante para realizar una película de rasgos comunes y con un sentido repetitivo. Arctic es el perfecto ejemplo de una industria que parece haberse dado por vencida. Su nivel de producción es increíble. No es una mala película. Es solo que su motivación parece estar encendida por el morbo de ver cómo un hombre sobrevive y no en la particularidad de su historia.

En el medio del Círculo Ártico un hombre está esperando ser rescatado. Ha tenido un accidente de avión y ha salido ileso. Sus días los pasa tratando de buscar alguna señal de vida en el cielo y comiendo lo que puede. Dibuja palabras de auxilio en medio de la nieve inclemente que hace que todos los días sean el primero. No es sino hasta que encuentra señales de vida de un helicóptero pero el mismo tiene un accidente similar. Este hombre rescata a quien puede, y junto a una mujer en estado grave, tendrá que nuevamente emprender la búsqueda. Esto es una travesía por ver quién llega primero: este hombre destruido y débil o la muerte fría y segura.

Una introducción completa permite que nos ubiquemos en la causa de este hombre. Es perfectamente entendible lo que le ocurre y por qué hace lo que hace. Sus acciones son improvisadas y la evolución de sus pensamientos es honesta y realista. Es imposible pensar en que lo que él hace, es lo que probablemente todos haríamos. En ese aspecto, la trama es transparente y rápida. El problema básico de Arctic es que nunca se siente como algo que no hayamos visto antes. Sus escenas no suelen ser memorables y las eventualidades son poco relevantes. El guion de Arctic depende exclusivamente de la capacidad de atrapar con un performance espectacular durante los primeros quince minutos y luego hacer seguimiento de la tragedia y cómo un hombre la afronta. Esto es un problema para algunos y un logro para otros, que sí, en la simpleza encuentran el valor. Lo vasto y duro de un ambiente y el efecto consiguiente en una víctima que no quiere ser víctima. Que quiere sobrevivir y hacer que otra persona desconocida sobreviva.

Carente de diálogo en casi su totalidad, Arctic es un viaje complejo por los minutos más importantes de la vida de un hombre común. Su pasado es poco importante (tan poco importante que ni siquiera a través de un flashback nos enteramos de sus motivaciones), su destreza es inexistente. La fina línea entre la vida y la muerte se toca en varias ocasiones y esto tampoco se convierte en el tema central de una película que necesita demasiado ver al horizonte y pierde la perspectiva sobre lo que significa estar ahí, en esa situación, y arrancar a partir de eso. Arctic es predecible, y cualquier valor generado por su protagonista, se pierde por la monotonía del contenido. Es un filme aburrido sobre un tema que no debería serlo.

Calificación: **

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: