Crítica cine: Good Boys (2019)

Un trío de amigos debe luchar contra viento y marea para poder ir a una fiesta y ser parte del grupo popular.

Dirigida por: Gene Stupnitsky.

Protagonizada por: Jacob Tremblay, Keith L. Williams, Brady Noon, Molly Gordon, Midori Francis, Josh Caras, LilRel Howery, Millie Davis, Chance Hurstfield, Enid-Raye Adams, Lina Renna, Benita Ha, Ian Hawes, Maja Aro, Sean Quan, Vicky Lambert, Nevis Unipan, Esabella Anna Karena Strickland, Cody Davis, Craig Haas, Will Forte, Macie Juiles, Michaela Watkins, Izaac Wang. 

País: Estados Unidos.

Género: Comedia.

Duración: 90 minutos .

Generalmente no tengo problema cuando veo una comedia porque no suelo ver muchas, y esas pocas que veo pasan por un proceso de selección exhaustivo. No es mi género favorito y cuando me toca ver una prefiero tener un indicio de si la voy a disfrutar o no. Entre las que suelo elegir están esas comedias con un alto nivel de vulgaridad en su contenido. Me suele gustar el cine osado y la comedia que soluciona su tono por medio de lo obsceno me parece más inteligente y una garantía de que la voy a pasar bien. Ojalá fueran más frecuentes.

Una de esas entregas a resaltar en el género que a veces no cumple la reglas de lo moralmente aceptable es Good Boys, el debut del escritor Gene Stupnitsky (créditos de alta calidad como escritor en The Office). En Good Boys hay una sentencia clave desde el inicio y es que la presencia de chicos en el plano protagonista no está necesariamente atada a reglas irrompibles. Todo se permite en Good Boys y ni siquiera un angelical Jacob Tremblay es suficiente para pintar el cuento de color “rosado inocencia”.

Good Boys pertenece a esa alcurnia en la que los chicos actúan en base a una premisa y hay poca presencia de los padres. Hay un dominio de los eventos por parte de los chicos y pareciera que el día pasa demasiado lento y hay oportunidad para hacer centenares de cosas, desde meterse en problemas, hasta salirse de los mismos. Lucas, Max y Thor son tres amigos inseparables. Hacen todo juntos. Max esta enamorado de una chica y un día se atraviesa la posibilidad de encontrarse en una fiesta. Cuando los tres dialogan, se dan cuenta de que quizás ese es el día en el que Max puede besar a una chica. ¿Cómo se besa? Ahí empieza una aventura ofensiva, rápida y bastante alocada de este grupo único de chicos.

Este disfrazado “coming of age” no se siente como el determinante filme de siempre. Hay poca seriedad y, sin embargo, el atributo es enternecedor en el cierre. La estructura de la película es predecible y durante esa escena pivote de la fiesta, sabemos que el camino los llevará a romper el vínculo. Por suerte, este giro de comedia obscena a drama adolescente es bien administrado por un grupo de actores que simplemente sabe lo que hace. Y es eso precisamente lo que se siente con Good Boys, una película de óptimas elecciones en su casting y un ritmo sorpresivo y fugaz, con suficiente comedia para todas las edades. La química entre actores es responsabilidad parcial de un director, pero con frecuencia nos topamos con ciertas actitudes que recuerdan el porqué The Three Stooges (también conocidos como Los Tres Chiflados) era un grupo tan funcional.

Good Boys es una versión actual y para adultos de una película que posiblemente hayamos visto antes. Ya hemos visto cómo los pequeños se enfrentan al sexo, la precocidad, al alcohol y las drogas. Pero pocas veces se mantiene la inocencia del grupo receptor y funciona, como ocurre en Good Boys.

Calificación: ***

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: