Crítica cine: Black Christmas (1974)

Una de las primeras entradas del género slasher que sigue manteniendo su status de culto después de muchos años.

Dirigida por: Bob Clark.

Protagonizada por: Olivia Hussey, Keir Dullea, Margot Kidder, John Saxon, Marian Waldman, Andrea Martin, James Edmond, Doug McGrath, Art Hindle, Lynne Griffin.

País: Canadá.

Género: Horror.

Duración: 98 minutos.

Black Christmas, el “clásico” de horror navideño de 1974 es una de las pocas películas del género slasher que recuerdo haber visto cuando era un chico y nunca más la quise ver. Debo admitir que a temprana edad me aburrió el tratamiento monótono y no fui capturado por el twist final que imprime soberbia a una premisa que ya de por sí, es aterradora. Reconozco el status de culto que prácticamente todos los visionarios del género le dan, pero no era el mejor para dar a explicar de dónde provenía su calidad. Muchos años más tarde, Black Christmas necesitaba ser elegida como una digna propuesta de horror de fin de semana de Halloween. Era el momento perfecto para volver a esa casa de universitarias, en donde el asesino parece no tener explicación o motivación, y esto no afecta la crudeza de sus actos.

Una casa donde viven puras chicas. Una llamada en medio de una noche de copas. Una de las chicas contesta y se burla de quien le habla porque no consigue reacción. Pero cuando esa burla llega demasiado lejos, del otro lado llega una voz que arroja groserías, insultos y amenazas, inimaginables para este grupo de chicas que viven en un ambiente supuestamente protegido. Cuando una de ellas desaparece esa misma noche, las llamadas empiezan a repetirse. Poco a poco van cayendo, una por una. El secreto está en esas llamadas y en no sospechar del habitual novio o familiar. Esa navidad será mucho más fría y oscura de la que imaginamos.

Lejos quedó ese mal llamado remake del 2006, dominado por los Weinstein, y destrozado por una dirección sin sentido. No recuerdo absolutamente nada de esa película. Pero el origen de todo es una punzante propuesta de horror de la época, una que si bien ha sufrido los típicos efectos de la edad, no deja de ser un válido registro en el género que tanto se popularizó una década después. Y quizás no es un registro simple y Black Christmas es una ejemplar demostración de valentía cinematográfica ante quienes siempre condenaron al horror. Y lo digo con total confianza después de esas escenas en las que el lenguaje y los sonidos son mucho más que un recurso de ambientación. Hay que imaginar que estas en la época en la que Hollywood no se atrevía a tanto y llegaban joyitas canadienses a cambiar las reglas. Y por último, si sientes amor puro por Halloween de John Carpenter, te garantizo que esto te va a encantar. La perspectiva de la cámara es la clave.

El plano final de Black Christmas es representativo. Es apropiado para la dirección que la película toma en su resolución. Pero hay mucho de una sensación que la película deja en todo su metraje. Hay poca esperanza, hay frialdad, y hay falta de razones para que algo horrible ocurra. En medio de una noche hermosa, en la que nada malo debería pasar, los efectos de un acto horrible se dejan ver y quien lo cometió no parará todavía, o al menos eso demuestra con la insistencia. Las cosas a veces ocurren cuando alguien quiere. Y no necesariamente debemos buscar justificación en rincones escondidos de pasados frívolos. La maldad es real, y algunas personas la cargan en abundancia. Black Christmas es una sencilla película de horror que lo demuestra

Calificación: ***

 

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: