Crítica cine: Girl on the Third Floor (2019)

Un hombre compra una casa para su familia que está a punto de crecer, y cuando empieza a remodelarla, se da cuenta de que no está solo.

Dirigida por: Travis Stevens.

Protagonizada por: CM Punk, Trieste Kelly Dunn, Sarah Brooks, Elissa Dowling, Karen Woditsch, Travis Delgado, Marshall Bean, Anish Jethmalani, Bishop Stevens, Tonya Kay.

País: Estados Unidos.

Género: Horror.

Duración: 93 minutos.

Una de las cosas más importantes y valiosas que tiene Girl on the Third Floor, la “joya” aclamada de algunos festivales de cine de género, está en el manejo sutil del estilo en su secuencia inicial y la relación que podría tener con la trama que se mantiene misteriosa en su primera instancia. Travis Stevens, el director, se apoya por completo en un diseño de producción para ponernos en la sintonía de un sitio silente e inanimado, pero que es tan orgánico como la víctima que arriba a él, y que da pie para un extraño viaje con una sola dirección: hacia abajo, al punto más infernal. En esa secuencia inicial, con créditos que pasan al plano secundario, la casa es presentada como uno de los protagonistas. Me gusta cuando las películas “respetan” a sus elementos de esta forma.

Y es que Girl on the Third Floor no tiene mucho en su haber para poder celebrar. De hecho, una vez que la trama se desarrolla nos damos cuenta de cuán genérica es la dirección elegida. Un hombre llega a una casa que acaba de comprar. Su esposa está embarazada y es él quien se encargará de remodelarla por completo. Es una casa vieja, extraña, con sonidos atípicos y unos cuantos espíritus que rondan en los rincones. En las paredes vive algo, fluidos corporales se emiten desde los hoyos y las duchas, y alguien lanza pelotas por debajo de las puertas. La historia de lo que ahí ocurrió será determinante para que este hombre mantenga la cordura en medio del aislamiento y el espanto. Él sabe que hay algo ahí y sin embargo actúa como si estuviera solo. Esta casa puede castigar a quien no la respete.

Con una introducción rápida, y un desarrollo más tenue que movido, Girl on the Third Floor sufre demasiado para concluir. Es una película repetitiva, con algunas escenas descartables y otras que son larguísimas sin razón. La trama es relativamente sencilla y Stevens rellena con información que disona con el ambiente que él mismo estableció desde el principio. Cuando finalmente hay una resolución, o al menos el ensayo de una, la película cae en el horrible escalón del cliché cómodo, uno que permite cerrar ciclos sin demasiada explicación. La razón por la cual la película tiene ese nombre claramente algo tiene que ver con ese tercer acto que no funciona muy bien y que solo demuestra el poder un detalle y la omisión de otros.

Este no es el mejor ejemplo de una película de “casas embrujadas” que podría representar un rato diferente. La película se queda corta en su planteamiento. Pero esa casa. Sí, esa casa como personaje principal que reacciona ante la moral divisiva de su personaje principal. Una casa que juzga y castiga porque algo vive en ella. La interacción entre la trama y el escenario funciona muy bien en Girl on the Third Floor, y es lo único que se puede rescatar de esta oportunidad. No entiendo muy bien la reacción de los festivales. Me hace pensar que quizás estamos siendo conformes con algunas películas que deberían tener más contenido y solo sirven para demostrar el talento de un actor amateur que sí, funciona, pero cuyo performance tampoco podemos destacar como algo espectacular.

Calificación: **1/2

 

 

Un trailer

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: