Crítica cine: Candyman (1992)

Una estudiante empieza a indagar sobre una leyenda local de un hombre con un garfio que está asesinando gente, y descubre una horrible verdad detrás del mito.

Dirigida por: Bernard Rose.

Protagonizada por: Virginia Madsen, Tony Todd, Kasi Lemmons, Xander Berkeley, Vanessa Williams, Michael Culkin, DeJuan Guy, Marianna Elliott, Ted Raimi, Ria Pavia, Mark Daniels, Lisa Ann Poggi, Adam Philipson, Eric Edwards, Carolyn Lowery, Barbara Alston.

País: Estados Unidos.

Género: Horror.

Duración: 101 minutos.

Nunca fui el mejor fanático de Candyman. Recuerdo cuando la vi en el cine. Y recuerdo cuando después de eso, no comenté nada con mi padre, con quien inclusive a temprana edad conversaba sobre lo que me gustaba y lo que no. Entendía lo que había visto y aún sentía que algo había faltado. Su concepción y emblema de clásico no lo voy a discutir con nadie porque creo que cada quien lidia con este tipo de películas como prefiere. Pero lo que sí reconozco de Candyman después de muchísimos años es que hay algo en ella que se sale por completo del estándar del horror en una década que notoriamente careció de películas de horror icónicas, con algunas excepciones. Candyman, en el 2019, sigue siendo la oveja negra de una familia de horror que entiende muy bien cuáles son las reglas a cumplir.

Uno de los problemas básicos de Candyman es que se vende demasiado como una película sobre un asesino sin compasión, al estilo de Jason Vorhees. Y la verdad es que hay mucho más detrás del personaje magistralmente interpretado por Tony Todd. Esa historia menospreciada es lo que alimenta a la película en su segundo acto, en el que definitivamente escapa del compendio de pautas a seguir para que Candyman sea un slasher más, uno que invocas si mencionas su nombre más de cinco veces.

Una estudiante de sociología en Chicago ha decidido investigar el miedo de la población hacia leyendas urbanas. Se centra en un conjunto residencial donde vive gente afroamericana en condiciones deplorables. Los asesinatos en ese sitio, han sido atribuidos al Candyman, un horrible hombre que mata con su garfio. Helen sobrevive al ataque de un mafioso que utiliza un garfio, y ella atribuye el miedo general a este horrible hombre. Pero cuando ella no reconoce a la leyenda detrás de los cuentos, el mismo Candyman aparece y somete a Helen a ataques incesantes solo para que ella reconozca su existencia. La leyenda es verdadera y su historia es mucho más importante de lo que parece.

Candyman sufre demasiado del atributo que erróneamente se le da. Esta no es una película sobre violentos asesinatos (casi no los hay en mi opinión). Acá hay una historia de venganza y pasión que se esconde de forma delicada en un filme de presupuesto dudoso y de ejecución promedia. Cuando la película se enfoca en el desarrollo de su personaje principal como un interesante eje entre víctima y culpable, hay un cambio notable en la dirección de la historia. Conocer a Candyman es mucho más interesante que verlo matando. Insisto con que mucho de esto es gracias a un actor que definitivamente nació para este papel. En una de sus escenas memorables se nota una absoluta dedicación al rol y es lamentable no verlo más en el papel más importante de su carrera (es de conocimiento general que muchas escenas fueron cortadas por temor a la tensión por una relación interracial).

Años después, disfruté Candyman. No es de mis favoritas y dudo que lo sea. Pero hoy reconozco que su historia es mucho más interesante de lo que siempre imaginé y todo el mundo contaba.

Calificación: **1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: