Crítica series: Ozark (Temporada 3 – 2020)

La familia Byrde decide expandir su negocio y no será tan fácil como parece.

Dirigida por: Jason Bateman, Cherien Dabis, Amanda Marsalis, Ben Semanoff, Alik Sakharov.

Protagonizada por: Jason Bateman, Laura Linney, Julia Garner, Sofia Hublitz, Skylar Gaertner, Janet McTeer, Jason Butler Harner, Anthony Collins, Esai Morales, Harris Yulin, Felix Solis, Carson Holmes, Marc Menchaca, McKinley Belcher III, Kevin L. Johnson, Michael Tourek, Dirk Allison, Joseph Melendez, Robert C. Treveiler, Evan George Vourazeris, Lisa Emery, Jordana Spiro, Charlie Tahan, Trevor Long, Michael Mosley, Darren Goldstein, Christopher Baker, Bethany Anne Lind, Nelson Bonilla, Sandy Givelber, Lindsay Ayliffe, Damian Young, Adam Boyer, Melissa Saint-Amand, John Bedford Lloyd, Jessica Frances Dukes, Tom Pelphrey, Joe Sikora, Madison Thompson, Marylouise Burke.

País: Estados Unidos.

Género: Drama, thriller.

Duración: Diez episodios.

El filtro azul usado en su post producción, la banda sonora tenue pero importante, y el suspenso que con tan solo ver su flyer promocional emociona; así nos llegó otra esperada temporada de Ozark.

Ozark ha sido una de las gemas de moda en Netflix, y pues con mucho mérito,  ya que ofrece dos temporadas de placeres oscuros y retorcidos con una precisión aparentemente sin esfuerzo. La tercera temporada no solo se basa hábilmente en las dos que la precedieron, sino que también puede ofrecer mejores emociones y giros, anclados nuevamente por dos actuaciones matizadas de las estrellas Jason Bateman y Laura Linney.

Al final de la segunda  temporada, los Byrde, acababan de abrir un casino en el pueblo, una nueva operación para seguir lavando dinero para el cartel de drogas. En la tercera temporada, Marty y Wendy están operando el casino, pero están en desacuerdo entre sí cuando se trata del futuro de sus operaciones familiares y comerciales. Se forman nuevas alianzas y rivalidades, la ley los sigue de cerca y una guerra de cárteles está en pleno apogeo.

Un aspecto de la tercera temporada que la serie creó maravillosamente en sus entregas anteriores, es la desintegración de la relación personal y profesional de Marty y Wendy. En las dos primeras temporadas, las semillas se plantaron para crear la discordia; las dos discutían constantemente entre sí y luego adivinaban las decisiones de cada uno en lo que respecta a la familia y los negocios. Sin embargo, esto cierra el círculo en la tercera temporada, ya que los dos comienzan una terapia de pareja para resolver sus disputas. Aquí es donde brillan Bateman y Linney, los dos entregan sus mejores actuaciones hasta el momento, ya que desarrollan plenamente la relación espinosa pero amorosa que comparten entre sí. Su química aún es palpable y ambos artistas pueden elevarse entre sí sin intentar eclipsarse mutuamente.

La erosión de su relación matrimonial y profesional es el catalizador de los mayores problemas de la temporada, creando un  espectáculo que se vuelve inteligente al usar esto como el impulso para varios conflictos. Ambos personajes socavan y unilateralmente toman sus propias decisiones comerciales que ponen en riesgo a su familia y seguridad. Wendy está más hambrienta de poder que nunca; se niega a vivir en la sombra de Marty y jugar a ser ama de casa por más tiempo, un movimiento que no solo hace que su personaje sea más atractivo, sino también más emocionante e impredecible. Marty, por otro lado, tiene una evolución propia, mostrando nuevos tonos más oscuros de sí mismo. Estas evoluciones de personajes mantienen el espectáculo fresco.

Hay algunas nuevas incorporaciones al elenco esta temporada, pero fácilmente la más notable es Tom Pelphrey como Ben, el hermano de Wendy, que sufre de trastorno bipolar. Ha sido un personaje esencial para la progresión y el impulso de la temporada a medida que se entrelaza con los conflictos comerciales de Wendy y Marty. Pelphrey ofrece fácilmente de las mejores actuaciones de la serie, vendiendo el trastorno mental del personaje a la perfección, lo que permite que el público se identifique con él incluso cuando comienza a tomar decisiones autodestructivas que lo ponen a él y a los Byrdes en peligro. Es una actuación desgarradora.

Después de que Ben llega a la ciudad, comienza lentamente una relación sentimental con Ruth, interpretada por la talentosa Julia Garner. Aunque es fácil ver que su relación se vuelve romántica, tanto Garner como Pelphrey venden la maduración de su relación, particularmente el trauma personal que les da un terreno común y los atrae el uno al otro. A través de esta relación, Ruth puede ver a los Byrdes sin lentes de color rosa, poniendo en marcha una discordia personal y comercial entre ella y Marty.

Otra relación que se explora bien en la temporada es que entre Wendy y Helen, la abogada del cartel, interpretada por Janet McTeer. Su personaje recibe mucha más profundidad, especialmente cuando comienza algo parecido a una amistad con Wendy a medida que avanza la temporada. McTeer ha sido excelente para explotar el lado oscuro y siniestro de este personaje, pero verla explorar las facetas más cálidas y accesibles para Helen fue particularmente agradable esta temporada.

La temporada tiene mucho de la guerra del cartel, los problemas matrimoniales de Marty y Wendy, el FBI presionando y el hermano de Wendy entrando en escena, por lo que un personaje como Darlene (Lisa Emery) se siente extraño. Su personaje jugó un papel instrumental en la segunda temporada, pero aquí se siente como un personaje sobrante sin rumbo durante la mayor parte de esta temporada. Después del asesinato de su esposo, que ella misma cometió, entabla una relación romántica con el primo de Ruth, Wyatt (Charlie Tahan), mientras comienza a planear literal y metafóricamente la resurrección de su negocio de heroína. Claramente está usando a Wyatt como reemplazo de su difunto esposo mientras trata de manipularlo a él y a Ruth para que se conviertan contra los Byrde.

Ozark continúa demostrando por qué es uno de los mejores programas de Netflix. La dirección, la escritura, las actuaciones y la atmósfera tensa y premonitoria continúan siendo estelares y altamente inmersivas, mientras que estos personajes continúan creciendo y evolucionando para mejorar el espectáculo. La narración de la historia es de primera categoría y el final de la tercera temporada no solo es maravillosamente IMPACTANTE, sino que también establece una gran cantidad de emocionantes posibilidades de narración para la próxima entrega que debería llegar el próximo año si la pandemia no nos mata.

Un trailer

Comments

  1. Very good review, just waiting for your star raiting lol…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: