Crítica cine: Amores Perros (2000)

Un accidente de tránsito conecta tres historias sobre la pérdida, la culpa, y el amor.

Dirigida por: Alejandro González Iñárritu.

Protagonizada por: Emilio Echevarría, Gael García Bernal, Goya Toledo, Alvaro Guerrero, Vanessa Bauche, Jorge Salinas, Marco Pérez, Rodrigo Murray, Humberto Busto, Gerardo Campbell, Rosa María Bianchi, Dunia Saldívar, Adriana Barraza, José Sefami, Patricio Castillo, Lourdes Echevarría, Gustavo Sánchez Parra, Dagoberto Gama.

País: México.

Género: Drama.

Duración: 154 minutos.

Hay cineastas que existen para revelarnos.

No se trata de mostrar emociones reprimidas. Se trata de utilizar una cámara como el ojo que está en la puerta y que todo lo ve, como una especie de monitoreo por vigilancia que se mete en nuestras casas y se esconde para grabarnos en nuestro aspecto más crudo. Es un acompañante más en el transcurrir de la vida de cualquiera. Buenos o malos. Alejandro González Iñárritu es uno de esos que inició su carrera en ese plano. Como un explorador nato del lado oscuro de personajes ficticios pero basados en todo lo que hemos podido conocer. Su debut demuestra esto con la mayor inclemencia posible. Amores Perros es el nombre y veinte años después sigue marcando al espectador con la misma firmeza. Es una película que nos revela a algunos, y a otros nos hace escondernos de la vergüenza.

Amores Perros recurre al planteamiento no lineal. Uno que se podría comparar con el que introduce Tarantino a principios de los 90. Pero en Amores Perros hay poco del estilo del director pionero de Hollywood. Se respira un aire de desolación y pobreza que el director logra con un estilo de guerrilla, muy de periodista y muy poco maquillado. La película abre con un México sin filtrar. Una joven madre que está forzada a vivir en casa de su novio con la madre y el hermano del mismo se encuentra con el dilema de estar embarazada nuevamente y su cuñado que la quiere llevar a vivir lejos de la miseria. No voy a revelar cómo pero la historia se une a la de una modelo que por un accidente de tránsito queda encerrada durante la recuperación, y a la de un mendigo que realiza trabajos ilegales. Todas las historias son unidas por perros acompañantes cuyos comportamientos son tan instintivos como las reacciones de sus dueños.

González Iñárritu trabaja con el guion de Guillermo Arriaga, en su trilogía sobre la muerte. Ambos arrancan con Amores Perros y con la misma nos proponen su análisis profundo de las diferencias sociales y el efecto de las mismas. Amores Perros es de principio a fin, una constante llamada la reflexión sobre la verdad detrás del dinero y todo lo que este puede comprar. El comentario social está escondido detrás de tres perfiles distintos de la sociedad. Tres focos de atención sobre la culpa y el karma.

Recuerdo cuando vi Amores Perros. Su travesía como la película mexicana favorita para los Oscars la hacía perfilarse como un vehículo para su joven estrella y el director que, humildemente desde México se había dado el lujo de imitar a Tarantino. Pero Amores Perros no figuró en los premios. Y poco a poco se fue perdiendo la atención sobre la película que fue en su momento. Su director es otra persona hoy en día. Ya no recurre a metáforas de la sociedad para dar su opinión sobre quiénes merecen estar arriba y quiénes podrían ser exterminados en la actualidad. Pero su propuesta al principio de su carrera todavía contiene valor y se le puede volver a visitar para recordar ese vistazo épico al escalón en el que el dinero te compraba lealtad, pero no amor.

Calificación: ***

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: