Crítica cine: Scream 2 (1997)

Ghostface regresa en una secuela que literalmente cumple con las reglas de una segunda parte de una franquicia de horror.

Dirigida por: Wes Craven.

Protagonizada por: Neve Campbell, Courteney Cox, David Arquette, Sarah Michelle Gellar, Jada Pinkett Smith, Jamie Kennedy, Luke Wilson, Jerry O’Connell, Liev Schreiber, Laurie Metcalf, Timothy Olyphant, Elise Neal, Heather Graham, Omar Epps, Duane Martin, Lewis Arquette, Rebecca Gayheart, Portia de Rossi, Tori Spelling, Joshua Jackson, David Warner, Adam Shankman, Kevin Williamson, Craig Shoemaker.

País: Estados Unidos.

Género: Horror.

Duración: 120 minutos.

Luego del éxito que había sido Scream, Dimension Films y Wes Craven tenían un camino seguro y ya prácticamente delineado. Una secuela era inevitable. Confirmada aún cuando su antecesora estaba en cines, Scream 2 permitía seguir ahondando en esa terrible decisión de dos chicos por causar estragos en una pequeña ciudad y no necesariamente hacer referencia a ellos. Las reglas de una secuela no indican muy bien si en una continuación es necesario explotar eventos anteriores y esto daba libertad a Craven de seguir explorando personajes y jugar con la eterna pregunta de “¿quién lo hizo?”. Con una producción sólida, Scream 2 retoma la peculiaridad de una franquicia y la señala como motivo. En una primera entrega, el conflicto era personal. En la segunda entrega, la temática es el cine, y por esto su escena introductoria es definitivamente icónica.

Craven juega con los metauniversos. Desde que trajo a Freddy a la vida de quien interpretó a Nancy, y lo colocó en un plano terrenal, hasta que en Scream solidificaba la personalidad de un asesino que mataba haciendo referencia a cine de horror. Craven tenía una gran oportunidad y junto a Kevin Williamson, puso a Sidney Prescott en la primera plana nuevamente, esta vez en la universidad. Los eventos pasados inspiraron a cineastas a crear Stab, una película que muestra cómo Sidney sobrevivió. En pleno estreno de Stab, alguien mata. Y el nombre de las víctimas hace referencia a Prescott, quien se encuentra en una universidad iniciando una nueva vida. Para poder sobrevivir, Sidney recurre a quienes tanto la ayudaron en una primera ocasión y juntos intentarán sobrevivir a esta secuela que un asesino se está tomando muy en serio.

Eran múltiples las posibilidades y Williamson se ubica en un plano cómodo y muy limitado. Es así como funciona Scream 2. Con su constante apunte a la secuela y a las reglas de la misma. Craven desarrolla la trama de forma fugaz y sin perder tiempo con la introducción de nuevos personajes. La revelación final sirve y es lógica. Parece mentira que esto haya sido el resultado de un error cuando en plena producción se filtró quien era el asesino en el guion. Craven ordenó reescribir varias versiones y a veces las páginas eran entregadas el mismo día de producción. Algo tan accidentado es solo posible con un director que conoce aquello que está dirigiendo y cuál es el camino correcto.

Pero lo más interesante es que Scream 2 soluciona un dilema común de la secuela típica. Es una película divertida. Tan divertida que podríamos pecar en llamarla comedia de horror. Con un inicio soberbio y simbólico, Craven juega con la seriedad del asunto para luego armar un juego en el que todas las piezas son descartables y mantener un tono bastante divertido. Situaciones de tensión como la famosa escena en un vehículo policíaco, y una revelación final maravillosa permiten que la secuela sea una joya en el catálogo de su género. No es una película perfecta y dista de ser tan importante como la primera pero es aquello que buscamos en una continuación a ese ícono que tan solo un año atrás había cambiado la industria.

Calificación: ***

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: