Crítica series: Cursed Films (Temporada 1 – 2020)

Cinco episodios que retratan la supuesta maldición que existe detrás de cinco películas célebres de Hollywood.

Dirigida por: Jay Cheel.

País: Estados Unidos.

Género: Documental.

Duración: Cinco episodios.

Probablemente lo que Cursed Films quiere mostrar como innovador o quiere proponer como algo nuevo, es algo que la mayoría ya conoce. Es algo que, nosotros fanáticos que probablemente seremos los únicos que veamos la serie documental de Shudder, hemos explorado y deconstruido infinidades de veces. El realizar una producción de esta magnitud debía proyectar la segura opción de brindar información que no teníamos anteriormente y establecerse como una fuente sustanciosa que pudiera ser más representativa que cualquier artículo en Wikipedia, al menos para quiénes están entrando apenas en el mundo de los clásicos modernos de horror.

Pero Cursed Films es un montaje disparejo de testimonios, nostalgia y tragedia. Uno para el cual no estábamos preparados. Demasiado corta y con desviaciones incomprensibles, la serie pasará desapercibida sin necesidad. Se aprecia completamente lo que aparece en los capítulos de esas propuestas que no fueron tan explosivas en su momento. Al ser una especie de antología, es difícil no separar los logros de las fallas, los tributos de las burlas. Cursed Films nos lleva por un camino difícil de “películas malditas”, que de alguna forma establecieron leyendas sobre eventos inexplicables en el set de filmación, muertes misteriosas y otros. Si este es tu preferencia, entonces esto es para ti. Si eres escéptico, creo que la objetividad es lo que termina jodiendo a Cursed Films que no logra sostener la premisa a veces y prefiere explorar el lado peligroso de una producción. Acá va un resumen y evaluación de cada episodio.

  • The Exorcist: la más célebre de todas es la película de horror más aclamada de la historia. Perfilada como una película maldita por el material que expone, el episodio sirve para contar más sobre lo que es la serie. No expone algo nuevo sobre la película que ya conocemos de pies a cabeza. Al menos nos brinda algo de metraje inédito sobre ese accidente con Linda Blair, un testimonio increíble de la actriz y una exploración curiosa sobre la presencia de un actor “peligroso”. Pero hay un contenido que destruye la credibilidad del capítulo. Si lo ven, sabrán a qué me refiero.
  • The Omen: el capítulo sobre la brillante película de Richard Donner expone la que podría contener el material esotérico más inexplicable. Un rarísimo sentimiento de “algo está mal” inunda todos los testimonios de la serie y no arranca con mucho más que eso. Nuevamente como en el capítulo anterior hay contenido disonante y que podría terminar con una risa para algunos. Era innecesario.
  • Poltergeist: es acá donde Cursed Films revoluciona sus motores y nos brinda una exploración mucho más apuntada a la maldición de la avaricia y no necesariamente relacionado a algo sobrenatural. Una confirmación muy esperada, una entrevista conmovedora a un director, y una visita a esa casa, permiten que este sea el capítulo en el que Cursed Films empieza a tomar una forma más “en tierra” y con contenido demostrable.
  • The Crow: el mejor capítulo de los cinco nos lleva a un set que no estaba maldito. Esta es la película que nadie recuerda. Brandon Lee fallece haciendo la película y de alguna forma “el show debe continuar”. Esa sensación que uno de los técnicos describe me pone la sangre helada. Con una frialdad esperada, el estudio necesitaba que The Crow se estrenara y tuvieron que pasar la página. En medio de fotos conocemos al chico que lo perdió todo por el error de una producción accidentada. Es muy triste.
  • The Twilight Zone: Un viaje por la ley y los juicios que dieron continuidad a esa película en la que se condenó la carrera de un director prometedor y en la que ocurrieron cosas que nunca tenían que haber ocurrido. Esta no es una película maldita. La negligencia es mucho más poderosa que un espíritu malévolo. No era una película que tenía que ser parte de esto y de alguna forma lo logran. Con este cierre, se nota un sentido de sensacionalismo que no debería existir. Pero eso es Hollywood. Y así lo aceptaremos siempre.

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: