Crítica cine: Swallow (2019)

Hunter es una ama de casa embarazada que parece estar viviendo algo ideal, hasta que desarrolla una extraña obsesión con tragar objetos extraños.

Dirigida por: Carlo Mirabella-Davis.

Protagonizada por: Haley Bennett, Austin Stowell, Denis O’Hare, Elizabeth Marvel, David Rasche, Lauren Vélez, Zabryna Guevara, Laith Nakli, Babak Tafti, Nicole Kang, Olivia Perez, Kristi Kirk, Alyssa Bresnahan, Laura Dias, Elise Santora, Myra Lucretia Taylor.

País: Estados Unidos, Francia.

Género: Drama.

Duración: 94 minutos.

Cuando de personajes dramáticos se trata, me gusta pensar que desde el guion hay una búsqueda exhaustiva por encontrar el gancho que hace que nos identifiquemos con la causa que manejan. No me refiero a querer vivir ese momento o esa vida, sino a un entendimiento al menos de todo lo que le ocurre y las reacciones que eso conlleva. Pocas veces eso no se logra en un género que usualmente recae en lo mundano y lo poco simbólico. Querer alejar a esos polos de una conexión directa con la audiencia significa jugar a tácticas demasiado arriesgadas. Y aunque en Swallow existe el clic que nos permite entender lo que le ocurre a esta víctima, poco hace la película con ese instante que permite digerir un horrible conflicto. Me gustaría pensar que hay otra versión de un pésimo tercer acto. Creo que Hunter se lo merecía.

La propuesta es directa. En Swallow no hay muchos caminos sospechosos. La historia va sobre Hunter, una joven que está viviendo el sueño de una parte de la sociedad que poco existe actualmente. La ama de casa abnegada que se convierte en la mejor iteración de una chica de pueblo. Está casada con un exitoso ejecutivo, cuyos padres reconocen que Hunter puede ser oportunista, debido a que ella solo se enfoca en decorar, limpiar, y aparentar. Hunter no sabe hacer otra cosa. Cuando queda embarazada, la emoción es instantánea. Pero al mismo tiempo empieza a sentirse atraída por objetos raros que desea tragar. Cuando los digiere y expulsa, empieza a coleccionarlos. El peligro es inminente y pronto todos empiezan a darse cuenta de que esto es incontrolable. Puede representar el fin del posible legado. Pero nadie sabe qué lleva a Hunter a tragar baterías y alfileres. Puede que algo en su pasado tenga que ver con ello.

En este sector que confirma el propósito de Swallow se aloja una película de características distintas a las que se proponen desde un inicio. Entender lo que hace Hunter es esencial pero el porqué es rebuscado y obliga al espectador a tolerar una trama repetitiva y que arriesga demasiado con comedia y personajes que no tienen mucho sentido. La confianza en Hunter es inevitable. Ella se la ha ganado. Pero todo tiene un límite. Cuando la película aborda la medida extrema y expone a la chica a una solución quizás más efectiva, la ubica en un rol con el cual simplemente no estoy de acuerdo.

Hay misterio en Swallow y solo eso permite que aguantemos hasta un final que es revelador y justo. En ese cierre no metafórico hay un ciclo que se completa y esto genera la discusión sobre todo lo que vimos antes. Si bien parece que hemos visto dos películas, Hunter es la unión de dos escapatorias, dos realidades que solo conviven en la personalidad destruida de nuestra heroína. Una que es víctima de algo que no entiende y nunca quiso enfrentar. Hunter logra salir de algo, pero quizás la película no lo reconoce como algo triunfante. En una última secuencia entendemos que quizás el problema es más general y mucho más común de lo que parece. La relevancia es absoluta.

Calificación: **

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: