Crítica series: What we do in the shadows (Temporada 2 – 2020)

El regreso de los vampiros con problemas cotidianos es más divertido de lo que parece.

Dirigida por: Kyle Newacheck, Liza Johnson, Jemaine Clement, Yana Gorskaya.

Protagonizada por: Kayvan Novak, Matt Berry, Natasia Demetriou, Harvey Guillen, Doug Jones, Beanie Feldstein, Jake McDorman, Mark Proksch, Hayden Szeto, Veronika Slowikowska, Francesco Antonio Castaldo, Barbara de la Fuente, Michael Giel, Maury Ginsberg, Craig Henry, Samantha Madely, Michael Chow, Francis Melling, Richie Moriarty, Redd Ochoa, Rob Ramsay, Adrian Spencer, Kate Comer, Gloria Laino, Haley Joel Osment, Mark Hamill, Benedict Wong, Lucy Punch, Greta Lee, Craig Robinson.

País: Estados Unidos.

Género: Comedia, horror.

Duración: Diez episodios.

El caso de What we do in the shadows es particular. Para nadie es un secreto que la exitosísima serie está basada en una película homónima que ya se proyecta como esencial para el género de “comedia de horror”. Pero no existe algún precedente en el que un seguimiento de la historia a través de una serie haya sido más que decente. Generalmente estás bajadas de formato suelen ser genéricas y no suelen durar mucho. What we do in the shadows ha sido renovada para una tercera temporada y hay pocas cosas que parecen alegrarnos más. En una primera entrega, el riesgo era reconocible. Se tambaleó en unos episodios pero un guion excepcional había permitido un triunfo con actores desconocidos. En esta segunda instancia, hay más seguridad en la serie. Los personajes tienen un fundamento tan fuerte que cada quien navega en su propia historia. Esto permite que lo que había sido una sorpresa, ahora sea una continuación que no queremos que acabe.

La segunda temporada de What we do in the shadows utiliza el mismo formato de antes. En una especie de sitcom, las situaciones duran lo que dura un episodio. Pero hay un tronco narrativo que se mantiene de principio a fin y es el crecimiento del personaje secundario que ahora parece estar a la par de sus compañeros. Guillermo es el familiar, es el súbdito de Nando. Pero también es un cazador de vampiros nato. Entre el surgimiento de su propósito y la valorización de Colin Robinson como un vampiro distinto, What we do in the shadows logra permanecer entre lo más importante del mundo de las series en el 2020. Es casi una tragedia que haya durado tan poco esta temporada.

Hay una inyección en ese aspecto de los secundarios. Se les da más vida y más presencia. Hasta al punto de que nuestros tres vampiros principales pasan a estar en el escenario incómodo de “esperar”. Esto queda demostrado con el peor capítulo de esta temporada en el que Laszlo Cravensworth se muda a un pueblo para hacerse pasar por otra persona y huir de la caza de un enemigo. Queda en evidencia el desperdicio de la presencia de Mark Hamill en dicho capítulo. Y justamente la serie revoluciona su motor cuando enfoca a Colin y su manera particular de chupar sangre: aburriendo al resto. En un capítulo muy original, decide alimentarse de trolls en las redes sociales y cuando se harta, decide encontrarse con uno y enfrentarse. ¿Pueden imaginar con qué se encuentra?

What we do in the shadows es la prueba de que la fórmula funciona. Sus creadores tienen una presencia constante y aun cuando no disfrutamos con del vampire council esta vez, la última escena algo contiene. Ese encuentro con el origen de todo sigue siendo efectivo. Pero no es lo esencial. What we do in the shadows es una serie con vida propia, y una que no se acabará todavía. Es una sentencia firme que su último capítulo deja bastante en claro.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: