Crítica cine: Harpoon (2019)

Un trío de amigos deciden irse a pasar un día en el medio del mar en un yate de uno de ellos, pero la tensión entre ellos no tarda en llegar.

Dirigida por: Rob Grant.

Protagonizada por: Munro Chambers, Emily Tyra, Christopher Gray, Brett Gelman.

País: Canadá.

Género: Horror, thriller, comedia.

Duración: 83 minutos.

No recuerdo muy bien como llegué a Harpoon. Paso bastante tiempo buscando listas de “best of” cine de género y creo que así me topé con la película. La desconocía por completo. Y cuando vi que se trataba de cine canadiense de horror, la busqué de inmediato. No soy de los que gusta mucho del horror mezclado con comedia, y no la vi de inmediato. La tenía por ahí guardada para esos momentos “pre dormir” en los que cualquier elección es buena para quedarse dormido.

Definitivamente no sabía de lo que estaba hablando cuando un lunes en la noche decidí ver Harpoon para que me diera sueño.

Esta joya canadiense que no ha tenido salida fuera del circuito de festivales es una de las películas más divertidas que he visto en los últimos años. No se trata de la violencia “slapstick” que ni siquiera se presenta acá pero que suele haber en comedias de horror. Se trata de un guion que con simpleza sorprende. Con tres personajes principales de valor inexplicable. Y con una historia de justicia y humor negro de las que poco vemos en la actualidad. Los límites de una historia habitual son descartados por completo con una película que agota sus recursos principales en pocos minutos y nos expone a un sorpresivo desarrollo que va desde la aventura a la tragedia inevitable.

En Harpoon tenemos a  Jonah, un joven desafortunado que un día recibe la visita de su único amigo, Richard. Cuando Jonah abre la puerta, Richard lo destroza a golpes. Inmediatamente llega la novia del joven violento, Sasha, y los separa. Una confusión por mensajes de texto, indica que Richard piensa que Jonah y Sarah tienen una relación. Cuando los ánimos se calman, Richard pide disculpas y ofrece un viaje en su yate para el resto. Aceptan y emprenden un ideal día de sol y relajación. Pero la sospecha continúa, y la violencia no tarda en llegar nuevamente. Los eventos llevan a que el yate se quede sin energía, y las provisiones se acaban en pocas horas. Heridos y sin poder comunicarse, este es el viaje que los hará pensar realmente en las ideas que aparecen de la nada.

Y antes de que empiecen a preguntar sobre la improbabilidad de la gente, déjenme responderles. Todo tiene lógica en Harpoon. Absolutamente todo lo que ocurre está bien pensado por un director que conoce perfectamente el estilo de película que quiere contar. De su propio guión, Rob Grant arma una película que es mejor vista que contada, con suficientes sorpresas para pasar un buen rato viendo una corta película. Y si ese final no se siente como un golpe directo al estómago, entonces no sé qué tienen por dentro. Harpoon es una colección de eventos desafortunados narrados por un actor conocido y que ni siquiera tiene necesidad de aparecer.

Nuevamente el cine canadiense sorprende. Creo que no se le aprecia lo suficiente y creo que hay talento que sobrepasa al que reina en Hollywood. Harpoon es prueba suficiente del valor del cine de género que no apunta a las reglas, sino a romper las mismas y sorprender con twists innovadores. Les aseguro que no van a verse decepcionados por lo que ocurre acá. Risas nerviosas, incomodidad y desconfianza. Efectos de una linda película de lunes por la noche.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: