Crítica cine: Friday the 13th Part VII: The New Blood (1988)

El giro sobrenatural bien usado para despertar a Jason es un recurso efectivo de una “película mala de horror” divertida

Dirigida por: John Carl Buechler.

Protagonizada por: Lar Park-Lincoln, Susan Jennifer Sullivan, Kevin Spirtas, Terry Kiser, Susan Blu, Heidi Kozak, William Butler, Staci Greason, Diana Barrows, Larry Cox, Elizabeth Kaitan, Kane Hodder.

País: Estados Unidos.

Género: Horror.

Duración: 88 minutos.

En esta instancia, ocho años después de que la madre de Jason asesinara a los chicos de Crystal Lake, Paramount ha agotado sus recursos en su totalidad. Al menos aquellos que puede usar para sorprende al espectador común que en cada nueva entrega corre al cine a ver lo que Jason puede hacer. Es un villano cansado y cuya última película no sorprendió a nadie. Un final poético e icónico en la serie, ubicaba físicamente a Jason al fondo del lago donde todo empezó. Resucitarlo no iba a ser fácil.

Y lo intenta Paramount. Este era el proyecto que inicialmente enfrentaría a Jason con Freddy Krueger en un crossover no llevado a cabo por falta de acuerdo con New Line Cinema. Luego un guionista presenta una idea de incluir al elemento de telekinesis en la película, y enfrenta a Jason con una “Carrie adolescente” no tan importante. Y Paramount hasta busca contratar a directores de alto calibre para la película. Esta es la que supuestamente Fellini iba a dirigir.

El resultado dista de ser una película del director italiano.

Friday the 13th Part VII: The New Blood es un ejercicio que sugiere alta calidad en producción. Es una película que se ve diferente. A esto añadimos una colección de efectos especiales excepcionales para la época y el conflicto de una pobre protagonista que pierde más de lo que gana. Jason sobrevive de forma estupenda en una secuencia inicial bien filmada, y el asesino aparece en Crystal Lake para matar a adolescentes que se atreven a experimentar. Pero la presencia de Jason resalta porque se establece algo curioso. Esa postura implacable, con la que caminando va más rápido que alguien corriendo, y con una improbabilidad física hilarante, hace Friday the 13th Part VII: The New Blood una divertida reperfilación del personaje.

The New Blood navega por posibilidades que nunca se explotan. El efecto de la protagonista se usa cuando le conviene a la trama, y lo que supuestamente es “Jason versus Carrie” se queda en su intento. Pero esto no está mal. Jason se consolida la máquina que no termina. Se convierte finalmente en ese creativo fantasma inmortal que no perdona (lo que curiosamente ocurrió en Jason Lives con la niña en la cabaña que se salva porque está rezando), y hasta nos regala el mejor “kill” de la serie para algunos. Dándole esa libertad al personaje, la carnada en forma de adolescentes idiotas es entendible, y hasta algunos aplauden cuando Jason hace lo suyo. Spoiler Warning: Sí, ese personaje abominable de la chica rubia que todos queremos que muera, es exterminada por Jason.

No hay demasiado camino por recorrer. Esta es una séptima parte que no se esperó y es una de las que podemos salvar de la serie. La razón está en el momento divertido que supone y la falta de momentos aburridos. Es una película “mala” de horror. Una de esas que se digieren mejor con un par de cervezas. Nunca están de más cuando exploramos estos terrenos de franquicias en las que todos, absolutamente todos los personajes son descartables, y tenemos a un monstruo que no piensa antes de utilizar lo que sea que tenga en las manos para acabar con quien se atraviese.

¡Bienvenido Kane Hodder a Crystal Lake! Lástima que te tardaste tanto en llegar.

Calificación: **1/2

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: