Crítica cine: Murder Death Koreatown (2020)

El “documental” del que nadie sabe nada. No tiene director. No tiene actores. No tiene un presupuesto. Nadie sabe nada.

Dirigida por: N/A

Protagonizada por: N/A

País: N/A

Género: N/A

Duración: 80 minutos.

Si hay algo que no podemos negar es que estamos en una era en la que todo es filmado. Ya sea con o sin intención, estamos a merced de que alguien quiera explorar nuestro movimiento y quizás reproducirlo una y otra vez. Es algo que ya forma parte de nuestra naturaleza. Y si no lo creen, entonces vean cuan “documentado” está todo. Inclusive crímenes violentos. Antes de salvar a alguien, muchos recurren primero a filmar, ser parte de la experiencia y revivirla. Éticamente es algo absurdo.

En ese dilema, nos encontramos con el cine, formato artístico que parece tener pocos límites a la hora de armar y mostrar. Cuando pareciera que todo se hizo, que todas las barreras se cruzaron, y que los límites fueron completamente exterminados, aparece algo como Murder Death Koreatown. Acompáñenme.

El documental, cuyo origen todavía nadie parece poder confirmar, es una exploración aterradora a un lado de Los Angeles que no conocemos todavía, y uno que definitivamente queremos mantener como misterio. Sabemos que es una ciudad peligrosa. Pero la mística que rodea los eventos conforma un nivel distinto de enigma. Pero Murder Death Koreatown no es un documental sobre Los Angeles. Es una crónica “real” de alguien que sobrepasó los límites. Ese cuestionamiento de ética que antes mencionaba, acá se hace realidad con la realización, ficticia o no, de una película sobre algo que verdaderamente ocurrió. Quien toma la cámara y decide investigar más se topa con una historia repleta de conspiración, violencia y rasgos sobrenaturales. No soy quien para juzgar. ¿Es una buena idea? No lo sé. ¿La disfruté? No puedo decir que no.

Murder Death Koreatown cuenta es una colección de filmaciones de un joven atormentado por el fracaso. Sin trabajo, y con pocas posibilidades de conseguir uno, empieza a investigar los elementos discordes de un asesinato que ocurrió cerca de su casa, en el suburbio Koreatown. Poco a poco va desenrollando una red que declama leyendas, apariciones misteriosas y simbología que no puede representar algo prometedor. No pienso contar mucho más por si algunos desean meterse en este asunto. En Murder Death Koreatown ocurren cosas, y es una experiencia efectiva, si tan sólo puedes dejar de lado ese carácter moral por utilizar un hecho real para desprender una película de horror. Al menos eso tengo entendido que ocurrió. Poca información hay, y si bien en algún momento hubiese querido saber más sobre el asunto, hoy decido que no. Hay misterios que deben seguir siendo misterios.

Creo que el cine debería generar discusiones. Siempre sanas por supuesto. Pero creo que es un formato que debería siempre despertar la necesidad de saber qué opina el otro, y por qué. Con Murder Death Koreatown ocurre algo particular y es que es difícil evaluar el resultado final si no sellamos la experiencia como un producto de ficción. No se trata del realismo. Se trata de saber que lo que ocurre en la pantalla no es algo verdadero que alguien vivió. ¿Y si lo es? Demasiadas preguntas y poca posibilidad de discusión. Es una película fresca, que recién aparece en los rincones oscuros de Internet, pero que estoy seguro que dará que hablar en los próximos días. Si desean discutirla, estoy completamente abierto a hacerlo. Sea por Zoom o correo electrónico. Quiero hablar de Murder Death Koreatown y de lo que representa para el cine. ¿Es este el fin de una era de limitaciones? No sé si estamos preparados para ello.

Calificación: ***

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: