Crítica cine: Bill & Ted’s Bogus Journey (1991)

Bill y Ted nuevamente protagonizan una aventura de viajes en el tiempo y rock n’ roll. Esta vez hay robots, y la visita de la Muerte misma.

Dirigida por: Peter Hewitt.

Protagonizada por: Keanu Reeves, Alex Winter, William Sadler, Joss Ackland, Pam Grier, George Carlin, Amy Stock-Poynton, Jim Martin, Hal Landon Jr., Annette Azcuy, Sarah Trigger, Chelcie Ross, Taj Mahal, Robert Noble, J. Patrick McNamara, Ed Gale, Arturo Gil.

País: Estados Unidos.

Género: Comedia, fantasía.

Duración: 93 minutos.

Crecí en un pequeño pueblo de Venezuela. Una capital que no parecía capital y en la que la tecnología no aparecía con frecuencia. Por esto un sitio donde alquilar películas era como un jardín hermoso en el que podías elegir lo que querías, y la noche se convertía en algo divertido. Todos saben que recuerdo mucho ese sitio porque lo han leído en otras oportunidades. Ver cómo salía ese anciano de ese depósito con una película que había elegido para mí, era algo que esperaba todas las semanas.

Recuerdo cuando me entregó la cinta de Bill & Ted’s Bogus Journey. Creo que no entendía qué me estaba dando (no había visto nunca la primera entrega), y no entendía el concepto. Pero fui a casa y metí la cinta en el VHS, y vi Bill & Ted’s Bogus Journey. Una y otra vez.

Es exagerado decir que mi vida cambió con la película. Pero me gusta pensar que hay un antes y un después. Años después esa cinta la compré. Y es el tesoro que nadie entiende. Quizás en el 2020 todo sea distinto y mientras me preparo para ver el regreso de los dos idiotas adorables, vi otra vez Bill & Ted’s Bogus Journey. Esto es cine para algunos. Para mí es la alegría que pocas veces logra alguna película en mí.

En la secuela Bill y Ted viven con sus princesas que trajeron con ellos del viaje en el tiempo de aquella primera ocasión. Solo quieren ganar la Batalla de las Bandas. Pero desde el futuro, un malvado hombre envía dos robots idénticos para acabar con Bill y Ted y que eso que lograron no ocurre: En el futuro las clases son dominadas por el sentido de alegría, rock y diversión de Bill y Ted. Y los dos jóvenes son asesinados. ¿Quieren saber cómo sobreviven? Mediante la película más absurda, más divertida y con la música de guitarras distorsionadas mejor editada que puede existir.

Una mezcla de buenos efectos especiales, con una banda sonora magnífica, y dos actores que entienden muy bien sus roles. Bill & Ted’s Bogus Journey es el descanso del realismo al que siempre recurro cuando tengo ganas de escapar. Así como tenemos comidas de “comfort”, también tenemos películas. Esta es una de ellas. El tiempo puede que no haya perdonado el estilo, pero poco podemos cuestionar la dirección de una película de este tono, y con una necesidad de no ser seria nunca. Este es el tipo de cine que hoy en día no se hace. A menos que tengas una franquicia como la de Bill y Ted, y en el 2020 logres traerlos de vuelta. Sí, este es el año en el que los volveremos a ver de una vez por todas.

No importa si eres Keanu Reeves, una estrella de acción super cotizada en Hollywood, o Alex Winter, el actor prácticamente retirado que ahora dirige excelentes documentales, si saliste de acá lo menos que podrías hacer es volver a esas raíces que hoy te dieron la estatura que te permite ser lo que eres. Ya en 1991 podían irse a hacer lo suyo, y aun así decidieron hacer Bill & Ted’s Bogus Journey, una película inolvidable de mi infancia.

A ellos les digo: Gracias!

Calificación: 3 out of 4 stars

Un trailer

Leave a Reply