Book review: Payback

Escrito por: Lucas García.

Año: 2010.

País: Venezuela

Payback es una antología de cuentos que todo venezolano de mi edad debería leer. Es un ataque director a la cultura pop en un país donde no se expone lo suficiente. Como el prólogo del libro lo indica, García es un hombre que no ha crecido como todo venezolano. Su contacto con el cine ha sido demostrado y es tangible en todos los cuentos que conforman Payback. El ritmo es acelerado en todo momento y nunca el autor se detiene para justificar la historia. Simplemente observa a los personajes hacer lo suyo y él describe en pocas palabras lo absurdo de una sociedad, y su relación con la visión futurista de los escritores que serán exitosos no necesariamente por su talento al narrar, sino por su capacidad de detallar un mundo fantástico, pero posible.

Crecí pensando en historias como las contadas en Payback. Obvio que no todas, pero una gran parte si. Y de por sí en mis intentos amateurs de escribir un cuento, siempre utilizo esta técnica agresiva y bastante frenética para escribir. El resultado nunca ha sido el esperado, pero en el caso de esta excelente antología escrita por el venezolano Lucas García, sí resulta, y con amplificación de un 200%. Siempre queremos saber que harán los personajes de Payback, y sin duda alguna, obtenemos lo que queremos. El escritor usa hechos ficticios en su totalidad y sin embargo, nunca nos sentimos apartados de una realidad posible.

No puedo describir todos los cuentos de Payback, pero mi atención va a cuatro que realmente me impresionaron por el brutal ritmo y cantidad de detalles que el autor imprime. Estos son los cuentos:

  • Zorro: Un enfermo mental que se cree en El Zorro y va por la calle buscando justicia.
  • Guillermo Tell: Un relato de un junkie que se enfrenta a una sociedad demasiado lenta para él.
  • Empleo: Una descripción fresca de un asesino a sueldo viviendo en Venezuela.
  • Nocturno: El mejor de todos. Un hombre relata extraños hechos que ocurren en su residencia.

Leí recientemente el comentario de un lector quien critica la novela de García por ser demasiado vulgar y violenta e indica que los cuentos son prescindibles para quienes hemos vivido la realidad caraqueña. Me reí de semejante comparación. El autor nunca pretende sustituir. Simplemente emula un hecho tan real como la putrefacción en progreso de nuestra sociedad venezolana. Lo critica todo con un detalle increíble. Utiliza el cine como medio dominante en la influencia de su trabajo. Es como leer una película de Tarantino llevada a la realidad en Venezuela.

Es un libro que recomiendo por su naturaleza. No estamos acostumbrados a este tipo de lectura, y deberíamos hacerlo por el bien de nuestros futuros escritores. Ya estamos cansados de los mismos relatos que incluyen política como su columna vertebral y no como una circunstancia como lo hace García. Utiliza a la sociedad y no deja que esta lo posea en su intento de contar una historia. Estoy seguro de que los cuentos que llegaron a editarse en Payback no son los únicos que fueron destinados para la obra. Daría mucho por leer los otros. Se nota que los cuentos salieron de sus entrañas con una facilidad enorme y esto se le aplaude porque al fin alguien se atrevió a escribir sobre otra cosa y dedicarse exclusivamente a eso.

Corto y sencillo, el libro debe ser leido con un amplio espectro de aceptación. No leerás algo de una tendencia que existe. Al contrario, García puede ser el creador de la tendencia en la lectura venezolana, y solo por este hecho lo aplaudo a ojos cerrados.

Leave a Reply