Crítica cine: A history of violence (2005)

history-of-violence-movieposter (1)

Cuando un hombre se convierte en un héroe local defendiendo a habitantes del pueblo, su familia y él mismo, deberán luchar contra una pasado que nadie conoce.

Dirigida por: David Cronenberg.

Protagonizada por: Viggo Mortensen, Maria Bello, William Hurt, Ed Harris, Ashton Holmes, Peter MacNeill, Stephen McHattie, Greg Bryk, Kyle Schmid.

País: Estados Unidos, Alemania, Canadá.

Género: Thriller.

Duración: 96 minutos.

David Cronenberg es un director que desde sus inicios mantuvo un emblema enfermizo en sus películas. Cuando digo enfermizo es porque la sociedad nunca supo entenderlo. Siempre se le cuestionaba y siempre se le criticaba. Pero a pesar de eso nunca dejó de hacer películas. Y lo mejor es que las ha hecho todas a su manera sin tener un estudio que esté detrás de él diciéndole que debe cortar alguna escena. Y si se lo dicen, Cronenberg hace caso omiso y nos muestra lo auténtico que puede llegar a ser. Con estos estándares el director aprendió a hacer cine, y si bien siempre pareció que fue inmaduro por la temática elegida para sus historias, es una realidad que es un director completo que cuida los detalles de una buena puesta en escena para que el filme se considere una pieza que vale la pena ver. Pero aún sigue siendo interesante que al mantenerse firme con respecto a sus raíces también se mantuvo en un perfil bajo si se compara a otros directores que inician sus carreras con el género del horror. Últimamente su enfoque ha cambiado. Quiere ser comercial, o al menos quiere que lo vean como algo comercial. Nunca fui partidiario de este movimiento y nunca quise apoyarlo. Pero tampoco puedo dejar de ver sus películas y darle una oportunidad.

La trama es sencilla. Un hombre aparentemente normal vive en un pueblo de Estados Unidos junto a su familia. Su vida se basa en trabajar en una cafetería,  y estar con su familia. Todo es tan lindo en esta fantasía que en algún momento dejamos de creer en la posibilidad de que algo así pueda existir. Pero un día, dos hombres aparecen en la cafetería diciendo que buscan a un criminal (ambos son criminales también) y afirman que es este hombre. El les dice que no es él y que se confundieron. Pero cuando ellos atacan, él es más rápido y los asesina a los dos por defensa propia. Todo esto hace que el hombre se convierta en un héroe en el pueblo. Pero cuando llega más gente a buscarlo, la duda nace con respecto a si este hombre dice ser el hombre pueblerino perfecto.

Con A history of violence, Cronenberg garantiza la inclusión de varios elementos que son típicos de su manera de hacer cine. Una historia inspirada por una novela gráfica, la violencia implícita y la oportunidad de filmar algo diferente. En una película que aparenta ser un thriller, el director filma algo completamente diferente. El drama nunca ha sido su fuerte, y acá dice lo contrario. Si bien es una película que 3 o 4 escenas importantísimas, la película se construye por la evolución de un personaje permanente en la pantalla. Cronenberg no nos prepara para ninguna escena y así lo mantiene hasta el final. Su manera de escribir está ahora más atada a lo que implica Hollywood pero al mismo tiempo sorprende con arranques de violencia en pantalla tan bien filmados que es imposible despegar los ojos de la pantalla.

He dicho que lo interesante del filme es que se emula en un drama poderoso. Y todo esto se basa en cómo sus personajes pueden interpretar un sentimiento. Todos y cada uno de los personajes son presentados de una forma y todos y cada uno cambia con la aparición de la violencia. Viggo Mortensen es un camaleón emocional en la película y no es difícil imaginar por qué el director lo incluye en todas sus propuestas. William Hurt logra un rol increíble apareciendo poco tiempo en pantalla. Maria Bello es la esposa abnegada que no tiene otro cosa que hacer que no sea apoyar a su esposo. La composición dramática es un factor crucial para poder aguantar la película y tratar de darle un sentido moralista cuando claramente no lo tiene, pero como espectadores “normales” siempre necesitamos justificar algo, una acción o emoción.

No se puede negar que esta violencia es tan física como emocional. Pero el poder generarnos confusión al respecto haciendo un filme sumamente incómodo es algo que no todo director puede hacer. Esto es válido considerando que la película es demasiado mainstream para ser de Cronenberg. El director hace una película compleja pero típica en apariencia y con esto es suficiente para poder aceptar este importante intento para entrar en lo normal de Hollywood.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: