Crítica cine: Akira Kurosawa’s Dreams (1990)

Una colección de adaptaciones de sueños que (supuestamente)re tuvo el icónico director japonés.

Dirigida por: Akira Kurosawa.

Protagonizada por: Martin Scorsese, Akira Terao, Mitsuko Baisho, Mieko Harada, Toshie Negishi, Mitsunori Isaki, Toshihiko Nakano, Yoshitaka Zushi, Hisashi Igawa, Chosuke Ikariya, Chishu Ryu.

País: Estados Unidos, Japón.

Género: Fantasía.

Duración: 120 minutos.

Resulta inevitable caer en una especie de conflicto cuando se trata de escribir una reseña de Akira Kurosawa’s Dreams. Considero que no somos suficientes para denotar una evaluación sobre algo tan personal. Y no se trata de la figura de Kurosawa, el director de cine proveniente de Japón al que tanto debemos agradecerle. Se trata de una visión particular sobre un sentimiento que se expresa de forma íntima, y que un día alguien decidió llevar al cine. Así haya sido una buena idea rendir homenaje a sí mismo, y a un pensamiento, el valor y talento del director se denota mejor en su obra de acción, en la ejecución de sus historias. Akira Kurosawa’s Dreams no es un fracaso. Pero tampoco es una idea que predomina en el tiempo fuera del contexto limitado de lo experimental.

En la película Kurosawa dispone de sí mismo. Se coloca al servicio de su propia visión sobre una fantástica interpretación de algo que probablemente no recuerde o de lo cual recuerda muy poco. Pero es Kurosawa. Estamos dispuestos a aceptar el adorno obligado de una obra que trata primordialmente de exponer lo que alguna vez soñó. Así, en forma de cuentos cortos, la película nos obliga a ir por un viaje fantasioso de inocencia, redención y distintos comentarios sobre las culturas que aborda. En Akira Kurosawa’s Dreams no solo estamos expuestos al término de ensueño, sino a la reflexión sobre lo que el director opinaba directamente sobre la guerra, la trascendencia de la revolución industrial y la pérdida de valores culturales. Dicha mezcla funciona en algunas ocasiones y en otras no:

  • Sunshine Through The Rain: El mejor segmento de todos. Una visita al pasado de Kurosawa cuando era niño y vivía rodeado de leyendas, enseñanzas y anécdotas. Es una hermosa ejecución artística de la inocencia como disparador de imaginación.
  • The Peach Orchard: Un raro retrato de inocencia que termina siendo demasiado obvio para el espectador. Pero este mini cuento nos expone la visión amplia del encuadre como escenario nato del director.
  • The Blizzard: Kurosawa va a las leyendas para retratar un aterrador encuentro con la muerte por parte de escaladores en medio de una avalancha de nieve y frío. Es una simple historia llevada a cabo para que notemos una aparición particular.
  • The Tunnel: Acá el director conversa sobre la guerra, los efectos de la misma, y lo universal de las víctimas. Es una interesante ejecución de drama, soledad, y terror.
  • Crows: El famoso segmento con efectos especiales supervisados por George Lucas, y en donde Martin Scorsese aparece. Es probablemente el más valioso en lo visual, pero la historia es simplista y poco determinante.
  • Mount Fuji in Red: Un extraño relato sobre el peligro nuclear y las víctimas del mismo que no calza con la película. Kurosawa parece distante en esta historia en particular.
  • The Weeping Demon: Kurosawa va a un estudio sobre lo existencial pero no determina demasiado con el segmento. Es el menos interesante de todos.
  • Village of the Watermills: Nuevamente regresa al contexto personal y nos regala una discusión unidireccional sobre la sabiduría en manos de los que menos imaginamos. Es un segmento que cierra de forma justa lo que el director pretende con su película.

El tiempo no la trató bien. Akira Kurosawa’s Dreams es un proyecto que funcionó en aquella ocasión, y que un grupo de talentos de la industria decidieron llevar a cabo como homenaje a un hombre que lo merece. Pero solo es un proyecto que de experimental tiene mucho, y poco revela la importancia de un Kurosawa que contó múltiples historias de la mejor manera posible.

Calificación: **1/2

Un trailer

Leave a Reply