Crítica cine: An American Pickle (2020)

El antepasado de un joven poco exitoso en New York “revive” en el presente y se encuentra con que la cosas han cambiado demasiado.

Dirigida por: Brandon Trost.

Protagonizada por: Seth Rogen, Sarah Snook, Maya Erskine, Jorma Taccone, Sean Whalen, Joanna Adler, Jeff Daniel Phillips, Geoffrey Cantor, David Mattey, Kevin O’Rourke, Eliot Glazer, Nick Arapoglou, Jon Donahue, Trenton Hudson, Mike Ancas, Alyse Barker, Johnna Leary, Adam Ratcliffe, Tiffany Sander McKenzie, Charles Rogers, Estes Tarver, Chuck Filipov, Alexandre Chen, Efka Kvaraciejus, Patricia McBride, Jos Laniado, J Michael Grey, Al Nazemian, Ian Poake, Joseph Cannon, Brian Nahas, Stephen C. Poland, Gregory Bromfield, Kristin Cochell, John Walpole, Jessica Proia, Julie Mun, Tony Amen, David Lee Denny Jr., Amy Lyn Elliott, Amy Marsalis.

País: Estados Unidos.

Género: Comedia.

Duración: 88 minutos.

Creo que Seth Rogen es un actor de comedia lo suficientemente gracioso como para cargarse una película en sus hombros. Su presencia es curiosamente plácida y no hace personajes que suelen cansar al espectador mediante actitudes repetitivas. Su risa es ya un icono de la comedia moderna. Entonces An American Pickle suena bien. De forma casi automática validamos la posibilidad de que el actor pueda interpretar a dos personas distintas, y lograr algo efectivo. Al menos así entramos un viernes a la noche al mundo que plantea Rogen con su curiosa interpretación.

An American Pickle cuenta con una valiosa introducción. Una que llama la atención de forma inmediata mediante una excelente producción, y puesta en escena acorde con el contexto de su historia. Es una película que aunque sea poco seria, también requiere algo de proyección hacia un final cuerdo, y al menos satisfactorio para el espectador que entiende la película que va a ver. Es una comedia sobre Herschel Greenbaum, un trabajador judío quien en 1919 migra a Estados Unidos junto a su familia y pretende formar una familia en el nuevo país. Pero un accidente laboral hace que Herschel caiga en un barril gigante con pepinillos marinados y se mantenga ahí por un siglo. Por accidente, la tapa de ese barril se abre en un 2020 muy distinto y emerge Herschel quien ha conservado su edad y su imagen. Su familia ya no existe, y solo es capaz de conseguir a un heredero: un joven ejecutivo de New York que al principio, consigue tener una relación con Herschel pero cuando los valores familiares se exploran, ambos hombres se pelean, y empieza una lucha interesante entre pasado y presente.

Rogen protagoniza la película que le otorga su mayor capacidad interpretativa en lo que va de su carrera. Es un rol que quizás no es difícil para el actor pero al menos es lo suficientemente sustancioso para nunca recaer en la parodia de la situación. La película navega a un terreno complejo de ambición y tradiciones religiosas que le dan poder a lo que existe detrás de su guion. Esa inyección de valor del antepasado, y las costumbres del judaísmo en una sociedad progresista, son bien planteadas, pero lamentablemente An American Pickle se excede a veces en la necesidad de mostrar nuevos rasgos de sus personajes, y la película se siente como una insistente comedia de situación, y no como una original historia sobre el “¿Qué pasaría si…?”.

Un lanzamiento de HBO MAX que no aparenta mucho más de lo que termina siendo. No es un fracaso; dista de serlo. Es un punto adicional para el servicio de streaming que demuestra cuan capaz es de producir contenido con estrellas modernas. Rogen no es desperdiciado, y el actor se mantiene distante de lo ridículo que puede llegar a el escenario en el que actúa. Eso se agradece muchísimo.

Calificación: **1/2

Un trailer

Leave a Reply