Crítica cine: Antrum: The Deadliest Film Ever Made (2018)

Antrum es una película que ha causado muertes cuando se exhibió. Esta fue mi oportunidad de verla.

Dirigida por: David Amito, Michael Laicini.

Protagonizada por: Nicole Tompkins, Rowan Smyth, Dan Istrate.

País: Canadá.

Género: Horror.

Duración: 94 minutos.

Creo que si nos ponemos a pensar un buen rato, es difícil conseguir un concepto en el cine de horror que no se haya “tocado” aún. Estamos al borde de un género cuya creatividad parece haber tomado un camino de reinvención y ahora se trata de un estilo retocado para que sea considerado como válido. Y la verdad es que no necesita demasiado para tener éxito. Entiendo cuando cineasta necesita alcanzar el éxito por sobre todas las cosas. Pero un concepto como el de Antrum: The Deadliest Film Ever Made no requería demasiado esfuerzo en su esencia para lograr algo efectivo. Así como es difícil encontrar una nueva idea, es difícil dejar de pensar que quiénes crearon Antrum podían haber hecho mucho más. Y aún así, el valor de su premisa es altísimo, es incontenible. Como una buena idea que no se puede descartar de ninguna manera.

Antrum: The Deadliest Film Ever Made es un mockumentary que va sobre un filme supuestamente letal, del cual no se sabe mucho. Lo poco que existe es el testimonio de algunos que han visto partes del mismo y múltiples reportajes sobre el efecto de cuando se ha exhibido. Es una película que causa la muerte de varias maneras. Quiénes dirigen han conseguido una copia en buenas condiciones y han decidido hacerla parte del documental que están haciendo. Es así como tenemos acceso a Antrum, una película de los años setenta para la cual supuestamente debemos estar preparados. Antes de empezar, se nos brinda una advertencia, en la cual se libera de toda responsabilidad a quiénes consiguieron la copia y permitieron el acceso. Hasta un conteo regresivo. Lo que sigue es esa película. Y así es como Antrum: The Deadliest Film Ever Made se asegura la distancia entre sus pares del “found footage”. Esta vez la película “encontrada” la vamos a ver completa.

Entonces, ¿el problema dónde está? Lamentablemente en un contenido que no tiene el efecto buscado. No hablo de que quería morir o tener una experiencia sobrenatural. Pero Antrum es una ficticia representación de algo que supuestamente causa efectos en sus espectadores. Mucho mensaje subliminal pero poca concordancia con una historia que sí, se desarrolla y llega a muy poco. Antrum cuenta la historia de una chica y su  hermano que huyen de casa para ver si pueden traer a la vida a su perro que ha fallecido recientemente. Así es como van a lo profundo del bosque y empiezan a transcurrir días entre una misteriosa presencia de entes, el acecho de hombres misteriosos que veneran a una figura gigante y metálica, y la inevitable sensación de que hay algo más que saben estos hermanos y no revelaron antes. Sí, cuando Antrum podía haber sido el factor decisivo, el dispositivo letal de una premisa original, se mantuvo demasiado limitada.

Como suele pasar con estas películas, hay mucha promesa en el elemento de realismo que siempre trae a colación. Y es algo que debería haber tenido más carga. Es eso lo que se vende en el poster de Antrum: The Deadliest Film Ever Made. Pero por alguna razón hay más del contenido maldito que no es ni tenebroso, ni aterrador. Me gustaría pensar que hay algo más que no sabemos sobre esa supuesta maldición.

¿Y ahora que viene? Es difícil no imaginar en una secuela sobre los efectos dispersos del mockumentary y la muerte sospechosa de todos los que participaron del mismo. Creo que es una buena idea.

Calificación: **1/2

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: