Crítica cine: Beverly Hills Cop (1984)

Un clásico de acción/comedia que reveló a la estrella de la década de los 80.

Dirigida por: Martin Brest.

Protagonizada por: Eddie Murphy, Judge Reinhold, John Ashton, Lisa Eilbacher, Ronny Cox, Steven Berkoff, James Russo, Jonathan Banks, Stephen Elliott, Bronson Pinchot, Paul Reiser, Darwyn Carson.

Género: Acción, drama.

Duración: 120 minutos.

Ver Beverly Hills Cop más de 30 años después de que fue estrenada tiene dos resultados posibles. Por un lado podemos ir al 1984 y explorar la posición de Eddie Murphy como la estrella de la época, y les aseguro que nada se va a poder asemejar a lo que realmente ocurrió. Este hombre de 23 años tenía todo en sus pies y podía hacer lo que quería. Tener un éxito de taquilla era inevitable. Y definitivamente no era una mala película. Pero también podemos evaluar la calidad del filme en 2020 y concluir desde un punto de vista más objetivo y ubicado en un espacio de tiempo en el que las comedias de acción son condenadas al “straight to video” y al escrutinio de la crítica actual. Hoy en día Beverly Hills Cop no sería nominada al Oscar como fue en aquel momento cuando salió entre las favoritas para ser premiada por su guion (tampoco el año representaba pesados contendientes, Splash estaba ahí). Hoy en día sería el posible lanzamiento al estrellato de un comediante. Esa era de Murphy no volvió y nunca volverá. No es por coincidencia que el remake tampoco apareció.

Beverly Hills Cop es una aventura que solo se tolera por la presencia de su actor principal. Murphy nos permite balancear la comedia situacional con la acción y para él se trata de un sketch de Saturday Night Live de dos horas en el que tiene completa libertad de improvisar y también puede utilizar una pistola. La historia no requiere tanto análisis puesto que se trata de un detective de Detroit que decide ir a California a investigar el asesinato de un buen amigo. Cuando llega pretende hacer todo a su manera y no se da cuenta de que las reglas son distintas. Todo empeora cuando el sospechoso probable es un hombre poderoso de la ciudad, y uno que no será fácil de acusar y atrapar. Como mencioné antes, es un escenario en blanco para que Murphy haga lo que mejor sabe hacer.

Pero muchos años después, la efectividad de Beverly Hills Cop no es tan inmediata. La comedia de esa época no es tan infecciosa y los chistes de Murphy ya se convirtieron en parte de la cultura como para ser explosivos. Ya sabemos lo que ocurre, sus expresiones y el resultado de una película que definitivamente se apoya en los clichés para progresar. No se destaca por ser una película que se tome demasiado en serio un conflicto y tampoco hay escrúpulos por un conteo de cuerpos bastante alto. La libertad era plena como debe ser con la acción, y la comedia era “sucia” como debería ser cuando es parte de otro género. En ese equilibrio es donde se nota la probable calidad de un guion que tiene un ritmo constante y dinámico.

Hay películas que son emblemas de su década y esta es una de ellas. Es algo que nadie puede refutar. Desde las modas del momento hasta ese soundtrack extraordinario que todo el mundo conoce. Beverly Hills Cop es un símbolo de algunos intentos con buenos resultados que terminaron creando estudios, carreras y estereotipos. Pero también es una película que caracteriza muchísimo a esa época en la que todo era posible en “Tinseltown” y las películas que se burlaban del Beverly Hills que tanto marcó como la epítome del sitio al que todos queríamos ir.

Calificación: ***

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: