Crítica cine: Body Bags (1993)

Antología de horror y comedia hecha para televisión con más cameos que sustos.

Dirigida por: Tobe Hooper, John Carpenter.

Protagonizada por: John Carpenter, Tom Arnold, Tobe Hooper, Robert Carradine, Alex Datcher, Peter Jason, Stacy Keach, David Warner, Mark Hamill, Twiggy, John Agar, Deborah Harry, Sheena Easton, David Naughton, Roger Corman, George ‘Buck’ Flower, Sam Raimi, Wes Craven, Charles Napier, Eddie Velez, Lucy Boryer.

País: Estados Unidos.

Género: Horror.

Duración: 91 minutos.

Definitivamente entiendo la existencia de una película como Body Bags. Más de 25 años han pasado desde que vi su carátula por primera vez en un centro de alquiler de películas y no voy a ponerme a cuestionar la cinematografía de un colección de ideas de horror con logros y fallos por igual. En una noche de viernes con mucho calor decidí ver Body Bags prácticamente por primera vez (no recuerdo mucho haberla visto en aquella ocasión y solo mantenía presente el genial segmento de Stacy Keach), y el resultado era el esperado. Evaluar esto es solo posible si mantenemos presente la razón por la cual existe: Body Bags es la respuesta de Showtime al éxito que era Tales from the Crypt de HBO. Se trataba de series de horror con un material “abierto” para canales que se podían dar el lujo de mostrar sangre y tripas. Y donde los cuentos de esa maravillosa casa abandonada funcionaban casi siempre, Body Bags se mantenía corta en su contenido. Un valor de producción gigante pero historias poco relevantes hicieron que Showtime desistiera y el resultado fue esta antología cortísima y animada por el mismísimo John Carpenter.

Como es costumbre, se evalúan los segmentos por separado y la calificación es un promedio generado por quién les escribe:

  • The Gas Station: En este corto cuento, una mujer debe encargarse de una estación de servicio en el medio de la nada. Mientras, en la radio se reportan apariciones de un asesino en serie que está causando estragos muy cerca de este sitio. En esa misma noche, empiezan a aparecer distintos clientes y esta mujer debe lidiar con cada uno mientras algo empieza a acecharla. El valor de este segmento está en la calidad de sus cameos. Esta es inversamente proporcional a la calidad de una historia tan blanda que se mantiene secundaria en todo momento.
  • Hair: Un hombre inseguro que se está quedando calvo y ha intentado todos los métodos posibles recurre a un médico que indica tener algo efectivo. Pero quizás puede ser demasiado efectivo y algún efecto secundario trae. El segmento memorable de la película está ejecutado con una historia absurda y sorprendentemente divertida. Es lo mejor que tiene la película.
  • Eye: Un deportista sufre un accidente de tránsito en el que pierde un ojo. El trasplante es su única salvación, pero quizás debería pensar más en el origen de ese ojo. Protagonizada por un Mark Hamill atacado por el tiempo, el segmento que cierra Body Bags es un enredo total. Los efectos especiales hablan por sí solos. Su escena de sexo es incómodamente explícita.

Aparte de segmentos variados y apariciones de celebridades que nunca has visto delante de las cámaras, Body Bags ofrece un performance curioso de John Carpenter en el rol de quién presenta las historias. Así como Body Bags fue una respuesta a Tales from the Crypt, Carpenter es la respuesta al Cryptkeeper (aquel famoso muñeco con una de las risas más icónicas del mundo del entretenimiento). Si bien no es lo  mejor que ofrece la película, es agradable verlo. Body Bags no es una gran película de la época, pero da curiosidad. Sobre todo saber qué otras historias tenía Showtime para incluir en la serie que nunca fue.

Calificación: **

Un trailer

Leave a Reply