Crítica cine: Cold Pursuit (2019)

Acá está Liam Neeson haciendo un papel parecido al de siempre en una película distinta a cualquiera que hayan visto antes.

Dirigida por: Hans Petter Moland.

Protagonizada por: Liam Neeson, Laura Dern, Emmy Rossum, Julia Jones, William Forsythe, Elysia Rotaru, Tom Bateman, Aleks Paunovic, John Doman, Domenick Lombardozzi, Raoul Trujillo, Ben Hollingsworth, Emily Maddison, Nathaniel Arcand, Victor Zinck Jr., Arnold Pinnock, Wesley MacInnes, Chris Logan, Bradley Stryker, Tom Jackson, Micheál Richardson, Elizabeth Thai, Loretta Walsh, Glen Gould, Jim Shield, Nels Lennarson, Dani Alvarado, Ben Sullivan, Lucy Ssuubi.

País: Estados Unidos, Reino Unido.

Género: Acción, thriller.

Duración: 119 minutos.

Para alguien que ya está cansado de ver a Liam Neeson haciendo el mismo papel desde hace años, me pareció rarísimo que haya elegido a Cold Pursuit como algo que posiblemente iba a ir bien. Con una postura de cero confianza, intenté de nuevo buscando que la trama fuera lo suficientemente poderosa para hacerme olvidar de que Neeson inauguró algo que nunca terminó con Taken en el año 2008. Y Cold Pursuit logra algo particular. De hecho hay escenas en las que Neeson no aparece y son tan peculiares que en algún momento permite olvidarnos de una posible iteración del personaje. Un primer acto me mantenía escéptico pero cuando el body count empezó a aumentar, mi atención se incrementó. No se trata de morbo. Se trata de que pocas películas recurren al tratamiento de sarcasmo e ironía con la dosis correcta de humor negro y violencia.

Esta es una película muy, muy rara.

Y así nos gusta. Cold Pursuit está dirigida por el noruego Hans Petter Moland y es un remake de una película que el también hizo en el 2014. El director recurre de nuevo al estilo de comedia negra y nos lleva a las temperaturas extremas de un pueblo de Colorado que no existe en la vida real, y parece más frío que cualquier lugar remoto de Alaska. En ese pueblo un hombre se encarga de abrir los caminos entre la nieve para que la gente pueda circular. Pero en una noche fría, su hijo es asesinado por traficantes de drogas. Sí, ya sé que la venganza viene después y es justo lo que esperamos. Pero el conflicto se convierte en una aventura disparatada para todos. Es increíble cuan inclementes todos son, y la poca justicia que parece haber en el frío extremo. Neeson pretende vengarse, pero como indiqué antes, esta no es la misma película de siempre.

Con un ritmo fascinante, Cold Pursuit cierra todas las puertas para abrir otras en medio de la confusión dramática que genera la acción como género principal. Neeson es un hombre sin un objetivo claro, pero la película se asegura de mostrarle al espectador quién es la meta. Un villano poco relevante y que se esmera en hacer payasadas, se confirma como una posición de poder para un Neeson que se mantiene distante de las secuencias que dependan de su fuerza y su voz. Ya no es el mismo de antes y tampoco quiere serlo. Ya bastante hace con estar de forma permanente en un clima que parece inhabilitado para cualquier ser humano.

Mucha risa, muchas sorpresas y muchos cuerpos. Cold Pursuit es esa película que pasa rápido y que nos invita a pasarla bien sin cuestionar mucho lo que en ella ocurre. Es una aventura fugaz que depende de un guion ligero que navega por la naturaleza humana inexistente en personajes como los de Neeson y los de los villanos que siempre asesinar para vengarse de las personas que quiere. No me extraña mucho que aparezca una secuela en el medio de la nada.

Calificación: ***

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: