Crítica cine: Don’t Let Go (2019)

La familia del detective Radcliff es masacrada durante un suicidio-homicidio sospechoso, pero cuando recibe una llamada extraordinaria, el detective trata de cambiar todo lo que ocurrió.

Dirigida por: Jacob Estes.

Protagonizada por: David Oyelowo, Storm Reid, Mykelti Williamson, Byron Mann, Omar Leyva, Shinelle Azoroh, Alfred Molina, Brian Tyree Henry, April Grace, Sarkis Ninos, Ray Barnes.

País: Estados Unidos.

Género: Ciencia ficción, thriller.

Duración: 103 minutos.

Si algo podemos apreciar de Don’t Let Go, una película que parece contar una historia que ya vimos antes pero definitivamente no es así, es cuan lejos se mantiene de la capacidad de hacer todo más complejo. Es una película que no se aleja por caminos paradójicos, que no pueden ser explicados de ninguna manera, pero que tampoco deja de usar su característica primordial para realzar el valor de su historia reflejada en un guión de buen ritmo. Rescatar algo más que eso es extenderse demasiado sobre una película que no supone otra cosa que la oportunidad dorada de salvar mediante la improbabilidad. Si nos mantenemos en una posición de cero escrutinio, no sacamos la biblia de películas sobre viajes en el tiempo, Don’t Let Go es más que una buena oportunidad que se aprovecha de principio a fin.

En Don’t Let Go un detective tiene una relación muy estrecha con su sobrina. Su hermano es el padre de la niña y en varias ocasiones se ha visto envuelto en crimen organizado. Por eso está constantemente en revisión de en qué anda ella. Un día sus peores miedos se hacen realidad cuando su hermano asesina a su familia y luego aparentemente se suicida. Devastado, el detective empieza a buscar respuestas sobre los hechos, y todo apunta a que nuevamente su hermana estaba involucrado en asuntos de drogas. Pero su teléfono celular suena. Es su sobrina. Ella está muerta y de alguna forma lo llama. Pero no es un fantasma. Para ella, la que llama, los hechos no han ocurrido todavía. Creo que no debo indicar qué es lo que el detective intentará hacer para salvar a su sobrina. Pista: no será tan fácil como decirle que escape y listo.

Cuando la película empieza, lo primero que imaginamos es que se trata de la típica película de viajes en el tiempo. Pero lo que en otras ocasiones funciona como un escenario de ciencia ficción, acá es un recurso a utilizar para personajes que no se preguntan demasiado sobre lo que está pasando. El objetivo es uno: salvar a quien tiene que ser salvado. Así la película no genera dudas sobre las paradojas posibles. De hecho, hoy me atrevo a afirmar que no es una película sobre viajes en el tiempo. Esta es una intrigante historia sobre el cómo guiar a quien no puedes admitir algo tan inexplicable como las diferentes líneas de tiempo. Este recurso dramático es muy bien utilizado por el guion, en el que el policía no sabe cómo hacerle reaccionar su sobrina sin decirle que su padre es un asesino. Pero la realidad es que él ni siquiera sabe si lo es. En este rompecabezas de tiempo, pistas, y un final conocido, se mueve Don’t Let Go como un efectivo thriller.

A veces buscar el “por qué” de todo es necesario. A veces entender ayuda. Pero a veces tenemos películas como Don’t Let Go que te permiten olvidarte de lo imposible y solo van al ritmo de un intrigante misterio que ni siquiera conociendo el final puedes descifrar. A este acertijo le añadimos una ejemplar característica de “todo puede pasar” y tenemos una película atrapante. Y eso sí es necesario siempre en el cine que vemos en casa o en una sala de cine.

Calificación: ***

Un trailer

Leave a Reply