Crítica cine: Friday the 13th: A new beginning (1985)

Lo que había crecido un poco con The Final Chapter va cuesta abajo con una terrible entrega. Descartable de principio a fin.

Dirigida por: Danny Steinmann.

Protagonizada por: Melanie Kinnaman, John Shepherd, Shavar Ross, Corey Feldman, Richard Young, Marco St. John, Juliette Cummins, Carol Locatell, Vernon Washington, Tiffany Helm, Corey Parker, Tom Morga, Ric Mancini, Richard Lineback, Mark Venturini, Dominick Brascia, William Caskey Swaim,Anthony Barrile.

País: Estados Unidos.

Género: Horror.

Duración: 92 minutos.

Hay secuelas de la saga de Jason y su relación Crystal Lake que duelen. Son vacías de carácter, son excusas horribles, y son experimentos fallidos por parte de una productora que quería hacer dinero con un personaje que llevaba gente a los cines como ovejas de un rebaño. Ya en una falsa conclusión, habíamos entendido qué no se debía hacer en la tercera entrega, con una dependencia excesiva en efectos 3D, y con una historia ridícula y poco determinante. Pero en ese capítulo siguiente, en el que Tommy Jarvis había vencido a Jason de forma inexplicable, las esperanzas nacieron de nuevo. Era una película parecida al resto pero al menos era una joya en medio de un moribundo género de horror que había tenido más fallas que logros. Después de todo, se trataba de una competencia con alguien poderoso y con una magnífica primera entrega: Freddy y sus pesadillas.

Pero mataron a Jason. Lo asesinaron con efectos especiales de maquillaje espectaculares. Hacerlo renacer dependía de una historia inteligente. No buscamos lógica porque ya eso se había perdido.

Estuvieron muy lejos de lograrlo.

Friday the 13th: A new beginning es una mancha irreversible y desagradable en la carrera de Jason. Con un inexplicable alarde de sexo, tetas, violencia y más idas y vueltas que cualquier otra película de horror. Los personajes parecen aparecer y desaparecer a conveniencia y Jason es “explicable” de la forma menos interesante posible.

En este capítulo todo ocurre en un rarísimo centro de rehabilitación para jóvenes con algún problema. Después de un asesinato brutal que NO protagoniza Jason, la tensión no tarda en llegar. Tommy Jarvis ha crecido y forma parte de este grupo de jóvenes, y siente una extraña incomodidad cuando de Jason se habla o hace alguna aparición. ¿Tienen algo en común? El plano final de The Final Chapter indica que sí. Pero para saberlo A new beginning es a dónde deben apuntar.

Pero, ¿Es interesante? Nada. Friday the 13th: A new beginning es un desastre en su historia, en cómo se soluciona y en cómo sus personajes son justificados. Ni siquiera el propio Jason tiene una presencia importante en la película. Adicionalmente somos expuestos a un par de secuencias innegablemente risibles. Ese baile ochentoso incómodo, escueto y que dura demasiado. Ese retrato de la cultura afroamericana que no tiene ningún sentido. El cambio innecesario en la máscara de Jason. Un final abierto pero definitivamente ilógico y manipulado. Friday the 13th: A new beginning es una pobre película que debería ser borrada de la franquicia que tanto nos gusta amar, odiar y seguir.

Para nadie es un secreto que muchos de los involucrados en la película sienten vergüenza de la misma y no veo cómo pueden no hacerlo. Su director dice que sintió haber filmado  una película pornográfica en el bosque, sus actores fueron engañados sobre la película en la que estuvieron, y como espectadores nos quedamos esperando algo positivo después del capítulo final que había “salvado” a la franquicia. Friday the 13th: A new beginning es un regreso a un sitio poco claro para Paramount quien se atrevió a experimentar con Jason y obtuvieron una pésima recepción en la taquilla.

Calificación: *

Un trailer

Leave a Reply