Crítica cine: Friday the 13th Part III (1982)

El supuesto cierre de la “primera” trilogía es demasiado blando para considerarlo una película seria.

Dirigida por: Steve Miner.

Protagonizada por: Dana Kimmell, Paul Kratka, Tracie Savage, Jeffrey Rogers, Catherine Parks, Larry Zerner, David Katims, Rachel Howard, Richard Brooker.

País: Estados Unidos.

Género: Horror.

Duración: 95 minutos.

Más de cuarenta años pasaron de la primera visita al campamento Crystal Lake. En una de mis aventuras durante la cuarentena, decidí hacer una “consulta cultural” a lo que fue la franquicia slasher más exitosa desde un punto de vista comercial (hasta cierto momento cuando Halloween se estrenó en el 2018 y reventó las taquillas). Sus dos primeras entregas estaban marcadas en mi memoria con relativa facilidad, y no cambió demasiado a lo que había pensado en algún momento (las vi una décadas después de estrenadas, y aún era un niño. Pero ya tenía la capacidad de hallar errores fundamentales y valores en detalles). Pero con la tercera entrega, y original cierre de la trilogía, nunca había tenido un contacto más allá de lo que uno lee en Internet sobre la audacia de los efectos en 3D que la película contiene. Su director tuvo la “gran” idea de utilizar Friday the 13th Part III como un vehículo técnico para llevar gente al cine. Nada más.

Podría desarrollar un resumen larguísimo sobre los eventos de la película pero sería reescribir lo que ya todos imaginan. Friday the 13th Part III es más de lo mismo. Nuevamente su primera escena utiliza metraje de la entrega de un año atrás, y nos presenta a un Jason que parece buscar lo mismo de siempre. Vengarse. Pero esta vez el estilo apunta más al entretenimiento del espectador quien busca moverse cuando de la pantalla salen bates, cuchillos, yoyos y manos. Es uno de los capítulos pobres de la franquicia en cuanto a historia. Y solo es recordado por sus efectos en 3D, y por una particular decisión de su villano.

Es acá cuando Jason estrena la máscara detrás de la cual estará durante toda su carrera.

El tercer capítulo de las aventuras de Jason matando creativamente a adolescentes en el campamento en el que falleció es una pésima interpretación de propósito. Con un villano discordante, con un conflicto poco llamativo, y con una ejecución pobre. Su director no alega demasiado sobre lo que puede generar con la película en cuanto al fondo de su personaje principal. Miner es un director que no utiliza la franquicia que lanzó su carrera para otra cosa que seguir requisitos y ni siquiera estar pendiente de los “plot holes” y cuando un micrófono se atraviesa en un plano. Nada es justificable en Friday the 13th Part III y mucho menos podemos pensar que algo puede seguir después de su final. Por cierto, ese final, demuestra que detrás de los guiones no hay ninguna intención de ver las películas anteriores. Al menos por respeto podrían saber el elemento que deciden omitir para sorprender con una supuesta sorpresa que da más risa que miedo. Y si quieren saber de qué hablo: ¿Cómo hace Chris Higgins para imaginar a Pamela Vorhees si ni siquiera existe en su “universo”? Más importante aún ¿No se supone que se debe respetar la famosa mesa con la que termina anterior a esta?

Quizás soy demasiado insistente, y quizás sí, estoy perdiendo el tiempo dejando de ver películas que sé que pueden ser mejores. Pero estas franquicias son nuestras Star Wars, MCU, etc. Dependemos de ellas y de vez en cuando queremos volver a esos maravillosos lugares que modelaron nuestra pasión por los asesinos enmascarados que parecen no tener motivación alguna pero sí mucha creatividad.

Calificación: *

Un trailer

Leave a Reply