Crítica cine: Hell House (2001)

Documental fascinante que muestra a un grupo religioso que llevan la enseñanza sobre el pecado a un nivel extraordinario.

Dirigida por: George Ratliff.

País: Estados Unidos.

Genero: Documental.

Duración: 85 minutos.

Desde hace bastante tiempo he seguido con ojo crítico los movimientos radicales de los cristianos en Estados Unidos. Pareciera que solo ocurre en ese país, pero no es así; el fanatismo digno de tildar de fenómeno cultural se ha extendido de manera abrupta. Sin embargo, es allá donde la propuestas por ganar seguidores o “soldados de Cristo” son más radicales. Desde los métodos inhumanos del pastor Jim Phelps y la West Baptist Church hasta campamentos terribles como los retratados en el perfecto documental Jesus Camp, hemos visto todo. Al parecer. Al menos así pensaba yo hasta que me enteré del movimiento “Hell House” y su aumento de popularidad a lo largo de los años. Confíen en mí. Nunca han visto algo como esto.

El documental Hell House muestra el inicio del movimiento desde sus promotores iniciales, hasta su seguimiento actual. Explico: las Hell House son casas del terror. Típicas de los 90 y actualmente super exitosas donde se les coloca. Era el típico recorrido por una casa donde habitaban zombies, vampiros, hombres lobos o cualquier otra cosa que era traída del cine o de alguna leyenda urbana. Pero las Hell House de este movimiento cristiano muestra el horror como otra cosa. Quienes promueven inician con reuniones estratégicas en donde discuten que escenarios estarán incluidos en la casa del año. Lo absurdo es que las “atracciones” del recorrido se enfocan en pecados. Dichos pecados se supone que deben impactar al espectador para que en un final impresionante se entreguen a la iglesia y ofrezcan su vida a Cristo. Entre los escenarios están: una escena de aborto, un homosexual moribundo con SIDA, una escena de suicidio, un “rave” con drogas incluidas, etc. Todas las escenas están retratadas por miembros de la misma iglesia, incluyendo niños. Para protagonizar en alguna escena, luchan todo el año, y algunos lloran al conseguir las partes. Otros lloran al sentir la emoción del momento durante los ensayos. Antes del lanzamiento, todos se entregan a Cristo en una escena brutal de rezos, verborrea en lenguas (WTF?), y un aire a secta. Simplemente impresionante.

El documental está lógicamente ambientado en la iglesia en donde todos los integrantes creen en su causa. El nivel de producción de la casa embrujada es mucho más alto que el del mismo documental; esto para que tengamos idea de la cantidad de dinero y energía que se invierte en este tipo de eventos. La gente se reúne para ir a la casa embrujada. Morbosamente desean presenciar el pecado. Tienen que viajar como vacas a un matadero. Todo esto es filmado con un ojo super crítico que no es fácil de tener al momento de filmar algo tan digno de subjetividad. Si piensan que los musulmanes y judíos ortodoxos son extremos en sus religiones, me gustaría que vieran este tipo de documentales para que vean cuando equivocados están. La voz de la razón llega de la mano de adolescentes que se sienten ofendidos por el evento y reclaman a un viejo “sabio” de la iglesia quien se muestra frío ante la “falta” de fe.

Lo interesante es que la película no pierde objetividad en ningún momento. Inclusive al final cuando nos damos cuenta de que nunca se entrevistó a estos adolescentes que no creen en esta iglesia y en su casa embrujada que llama a convertir de un pecador a un “nuevo”. Nunca se entrevista a desertor. Todo esto lleva a que lo que vemos no es un problema necesariamente. Es una situación poderosa que todos debemos tener la capacidad de analizar.

Es difícil de conseguir, pero me tomé la molestia de postear el link de YouTube.

Calificación: ***1/2

Un trailer

El documental completo

2 Replies to “Crítica cine: Hell House (2001)”

Leave a Reply