Crítica cine: Her Smell (2018)

Una cantante de rock se ubica inevitablemente en el fin de su carrera. Este es el viaje por su inminente necesidad de autodestrucción.

Dirigida por: Carlo Mirabella-Davis.

Protagonizada por: Elisabeth Moss, Amber Heard, Cara Delevingne, Dan Stevens, Dylan Gelula, Virginia Madsen, Eric Stoltz, Agyness Deyn, Eka Darville, Gayle Rankin, Lindsay Burdge, Keith Poulson, Craig Butta, Yusef Bulos.

País: Estados Unidos.

Género: Drama.

Duración: 134 minutos.

Durante Her Smell tuve distintas necesidades de reaccionar. En algunas ocasiones quise lanzar el control remoto al televisor de la impotencia de tener que lidiar con Becky Something. En otras tuve la necesidad de escucharla cantar, dialogar y hasta entender qué la inspiraba. En otras quise consolarla y decirle que todo ocurre por alguna razón. Lo que nunca sentí fue la necesidad de abandonar la travesía que fue acompañar a su personaje. Her Smell es una aventura plasmada en cinco actos, cinco escenas que nos muestran quién es Becky y qué representa su existencia.

Pero la película nunca se conforma con reflejar lo que todos sabemos del rock n roll y sus clichés. Es la historia de Becky, una cantante que sí, podría ser cualquiera de nuestros cantantes favoritos. Pero Her Smell no cuenta una historia real. Cuenta la posibilidad de algo que ocurre. Por suerte, Alex Ross Perry en rol de escritor y director no pierde tiempo a la hora de plantear su propuestas y las características de la misma. Esta no es la travesía del sube y baja de cualquier estrella de rock. Acá el ascenso ya ocurrió (igual lo entendemos por flashbacks que unen a cada uno de los actos/escenas). Ahora todo va hacia abajo. A Becky la conocemos en el backstage de su concierto más importante. Becky es madre pero su hija representa una amenaza según un brujo que la acompañada a todos lados. Su ex esposo se da cuenta del peligro que representa la cantante. Las compañeras de su banda la rechazan por completo. Este es solo el primer acto. Para´saber el resto, tendrán que ver Her Smell, la película más importante hasta ahora de Elisabeth Moss quien interpreta a Becky Something con una versatilidad extraordinaria.

Her Smell es inevitable como una película que advierte la invasión a los sentidos. El director nos somete al mundo de Becky de manera violenta pero nunca forzada. Es una especie de testimonio obligatorio para ver cómo algo se destruye; es bastante comparable a cuando vemos un edificio derrumbarse y no podemos dejar de observar. La responsabilidad mayor de Her Smell recae en Moss, una actriz cuyos roles no suelen ser de esta índole. Acá la actriz termina hipnotizando con una realista interpretación de la estrella de rock que ya no es famosa y debe lidiar con eso. Es un lado que definitivamente no conocemos de nuestros artistas favoritos. Pero no podemos evitar pensar que puede ser así. Moss nos convence, y es justo lo que la película necesita para lograr la conexión en tan solo unas pocas escenas.

No es una película para todo el mundo. Her Smell no navega demasiado en el territorio que nos permite perdonar a su personaje. Pero es difícil no absorberlo. El camino es casi predecible, pero no podemos evitar con Becky hasta el final. Uno que la somete al punto de un tóxico reencuentro con sus demonios, la redención en forma del íntimo encuentro con su hija, y una presentación final que puede tener dos resultados con distintos ganadores. En cualquiera de ellos, Becky es la bomba que siempre está a punto de explotar. Solo depende del estímulo que trae consigo la aceptación del virtuosismo musical, y el enfrentamiento con los vicios de un mundo que Her Smell muestra desde un primero plano detallado y excepcional.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: