Crítica cine: In the tall grass (2019)

Una joven embarazada y su hermano están en pleno viaje cuando se detienen en una carretera y algo extraño parece hablarles desde el pasto alto.

Dirigida por: Vincenzo Natali.

Protagonizada por: Patrick Wilson, Laysla De Oliveira, Harrison Gilbertson, Rachel Wilson, Will Buie Jr., Tiffany Helm, Avery Whitted.

País: Estados Unidos.

Género: Horror.

Duración: 101 minutos.

Recuerdo cuando leí la historia cortísima In the Tall Grass de Stephen King y Joe Hill, duo de padre e hijo que empezaban a experimentar con historias cortas escritas por ambos y con el estampado del estilo de cada uno. Me sentí atrapado por esas pocas paginas de terror puro administrado por dos autores que tienen una capacidad inigualable de asustar. Pero sobre todo pueden lograrlo con mucha o poca información. Lo primero que hice al terminar de leerla fue leerla otra vez y buscar más sobre lo que pudo haber pasado con esos personajes de los que no conocía absolutamente nada y cuyo destino era un misterio sin resolver. Recuerdo que nunca imaginé como sería una adaptación cinematográfica de la historia. Es una de esas que no la requiere. Hay muchas historias de Stephen King que imaginamos en el cine y todavía nadie se atrevió a adaptar. Fuera del pasado oscuro en el que múltiples adaptaciones fueron una vergüenza, parece que el autor tiene un lenguaje difícil de procesar para el cine moderno. No vamos a hablar de las excepciones porque eso es un tema para otro momento.

El material de King es tan valorable como la capacidad de sus fieles lectores para imaginar. Imaginar mundos inconcebibles, villanos de motivos insuficientes, y épicas batallas entre vaqueros, robots, y muchas cosas más. Raro es como una propuesta llamada In the Tall Grass, ejecutada por Netflix con un director bastante decente, puede salir tan mal. Podríamos atribuirle a ese factor que suele tener King en sus novelas de “material inadaptable”. Podríamos también ir por lo personalizado y preguntar si alguien pensó que esto podía ser una buena idea. Pero hay una verdad inevitable en este tipo de resultados: a veces menos es más. Lamentablemente Vincenzo Natali desea explotar una historia que no necesita ser explicada, y el resultado es una pésima experiencia de horror.

Por si no lo saben, la trama de In the Tall Grass es bastante sencilla. Una pareja de hermanos se detiene en el medio de una carretera y algo empieza a llamarlos desde el pasto que cubre el horizonte. La voz de un chico que clama pidiendo ayuda. Ambos entran y se dan cuenta de que no tenían que haberlo hecho. Este terreno aparentemente inofensivo esconde secretos antiguos que resultan en un laberinto sin misericordia que jugará con sus mentes hasta…

Quisiera saberlo. Y es precisamente lo que King y Hill logran proponer al lector en esa historia corta para que el mismo pueda solventar. Los indicios son claros pero nunca son expuestos. No existe una explicación clara sobre lo que se esconde. Eso aumenta el índice de pánico, miedo y desconcierto de personajes que no se merecen lo que les está pasando. O al menos eso queremos pensar. En la película, todo tiene una razón de ser. Natali recurre a la formación de un villano para poder cumplir el objetivo pero se esmera demasiado en resolver el acertijo cuando precisamente lo que produce el miedo originalmente es no saber mucho sobre lo que está ahí. Si es cuestión de imaginar, entonces piensen en cuan efectivo hubiese sido esto si el formato era de “cortometraje”.

Sigan con otra opción. Esta es una de esas adaptaciones del universo King/Hill que no valen la pena ni el tiempo.

Calificación: *1/2

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: