Crítica cine: Infección (2019)

Apocalipsis zombie en Venezuela en medio de la crisis socio política. Eso es todo.

Dirigida por: Flavio Pedota.

Protagonizada por: Genna Chanelle Hayes, Rubén Guevara, Patricia Pacheco, Luca de Lima, Francis Rueda, Leónidas Urbina, Aníbal Grunn, Ronnie Nordenflycht, Yon Henao Calderón, Markian Kazandjian, Joel Rivero, Magdiel González.

País: Venezuela.

Género: Horror.

Duración: 95 minutos.

Me gustaría poder decir algo más de Infección, el intento de cine venezolano por entrar al territorio de zombies dirigido por Flavio Pedota. Si bien antes sentía un rechazo casi natural por el cine de mi país natal, creo que ha mejorado. Considerando la oportunidad de producción en otros países, y considerando el apoyo que a veces recibe, no dudo que es incomparable a lo que se hacía hace veinte años. Pero también debo ser objetivo. Se trata de un género con más fallas que logros, con un fandom variante que ha recibido pocas propuestas defendibles en la última década y, lo más importante, se trata de un género del cual ya la gente está cansada. Me gustaría saber por qué Pedota decide hacer su película sobre zombies. “Es un fanático del subgénero? ¿O está usando un vehículo prominente para el claro comentario social al que acude en algún momento de desesperación cuando la trama se tambalea?

En cualquier caso, Infección no puede ser sobre dos cosas a la vez. Esta travesía de un médico que decide buscar a su hijo en plena pandemia de zombies, no tiene coherencia fuera del indiscutible cliché de los obstáculos que puede encontrarse en el camino que recorre. Es en este viaje accidentado, de choque con la realidad, en el que el médico se enfrenta con una colonia absurda de gente infectada, un país devastado por un gobierno que dice cuidar de su pueblo y huye al primer instante, y un severo recuerdo de una esposa que murió. Tanto drama es poco eficiente para que la película navegue fuera del océano de acción y horror. Cuando la película podría inyectar algo de sustancia a sus personajes, nos topamos con poca calidad en las interpretaciones e Infección cae con fuerza en el escalón más bajo del horror “straight to video”.

No podemos calificar los intentos. Es algo que no puedo practicar y tampoco puedo intentar hacer. No creo que haya una película perdida en Infección. Creo que no existe la capacidad de salvarla. De hecho en ese momento prometedor en el que nuestros personajes se quedan encerrados en una casa y Pedota podría desarrollar una trama adversa al estereotipo, se estima una posibilidad remota. No hay un uso burlesco del gentilicio venezolano y se le presenta al espectador un buen juego de azar. Pero la preferencia es huir rápida de ese ambiente claustrofóbico y basar la trama en un road movie con logros y fallas.

Es un género cuyas reglas han sido modeladas para nuevas generaciones, pero aún así las bases se mantienen. Hay infinidades de “clases magistrales” de zombies en forma de cine que ha sido producido a lo largo de los años. Pero pensándolo bien, creo que Pedota no quería hacer una película y pasarla bien. Creo que ese mensaje sobre la situación del país se esconde en cada escena, y creo que la traducción es cuestionable. No sé si lo hubiera elegido como el escenario ideal para plantear la debacle de ficción extrema que revela la otra debacle del genocidio aceptado por el mundo entero que se lleva a cabo en el país en el que nací. En todo caso, si algo puedo aplaudir es la valentía que a muchos les falta. Pedota quiso mostrar algo y lo hizo a su manera. No fue el mejor producto, pero al menos algo pudo llegar al mundo en forma de película de terror con zombies.

Calificación: **

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: