Crítica cine: La casa del fin de los tiempos (2013)

Advertisements

Después de años de estar en la cárcel por un crimen extraño, Dulce regresa a la casa donde todo ocurrió para descifrar el misterio.

Dirigida por: Alejandro Hidalgo.

Protagonizada por: Ruddy Rodríguez, Gonzalo Cubero, Rosmel Bustamante, Guillermo García, Adriana Calzadilla, José León, Héctor Mercado, Yucemar Morales.

País: Venezuela.

Género: Horror.

Duración: 101 minutos.

Si entras a Google y haces una búsqueda de películas de horror provenientes de Venezuela, los resultados son dramáticamente escasos. Es un país cuya producción de cine es pobre, y de la que tenemos recuerdos más malos que buenos. Y si al horror vamos (o al cine de género en general), es peor el resultado. Parece que solo hay historias de índole política para contar, y parece que los clichés son mucho más atractivos para la población en general.

Esto es verdaderamente triste.

Y cuando La casa del fin de los tiempos era renombrada a nivel mundial como la definitiva propuesta de horror, hice caso omiso. Sí, quizás no soy el mejor promotor del cine del país de donde provengo, pero la fórmula no me parecía interesante. Una corrida por los festivales la mantenía de boca en boca, pero rápidamente quedó en el olvido. Decidí no ver La casa del fin de los tiempos en esa instancia. Quizás haya sido un error, pero nunca es tarde para revertir ciertos pasos.

No contaré mucho sobre lo que ocurre en esa casa, en la que Dulce, una madre de familia se despierta golpeada en medio de vidrios rotos. Empieza a preguntar por su hijo y cuando llega al sótano, ocurre algo misterioso. Saltamos a años después en la que la mujer es liberada luego de estar en prisión por haber sido acusada de asesinar a su esposo e hijo. El regreso a esta casa está lleno de reencuentros con esos demonios del pasado que aparecen de vuelta y Dulce encuentra catarsis en conversaciones con un sacerdote que intenta que ella acepte nuevamente los conceptos de la religión a la que parece haber abandonado. Pero lo que ocurrió en esa casa es mucho más extraño que fantasmas violentos y apariciones tenebrosas. El tiempo es un elemento cuyas reglas no son las típicas. Y es acá hasta donde llegaré.

Alejandro Hidalgo dirige La casa del fin de los tiempos y se nota un empeño constante por la reinvención de un género que necesita más resoluciones de estilo distinto al habitual. Hidalgo se sale de la comodidad de un público que definitivamente espera las escenas de siempre, ambientadas en un país distinto. Pero Hidalgo invierte tiempo en desarrollar personajes y las escenas que justifican ciertos actos. Hay precisión en estas elecciones y así La casa del fin de los tiempos se sale de la fórmula para contar una historia que termina siendo relevante y más interesante que la corriente sobrenatural del cine de Hollywood.

Me pareció una delicia leer una reseña del productor Ryan Turek sobre La casa del fin de los tiempos en la que resaltaba el tratamiento de Hidalgo a una historia que no necesariamente es distinta a lo que vemos en la común propuesta de miedo. Turek coloca a la película venezolana por encima de The Others, Oculus y The Conjuring. Me parece que es demasiado, pero esto demuestra que es cuestión de opiniones. Quiero creer que es así porque creo que hay algo en mi país que es mucho más que cine de tonos políticos y lenguaje cuestionable de personajes jocosos. Ese “algo” está detrás de una historia emocionante y sobre todo, humana que alimenta el conflicto principal de La casa del fin de los tiempos.

Calificación: ***

Un trailer

Leave a Reply