Crítica cine: Little Women (2019)

El clásico de la literatura que parece tener infinitas formas de ser adaptado.

Dirigida por: Greta Gerwig.

Protagonizada por: Saoirse Ronan, Timothée Chalamet, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen, Laura Dern, Meryl Streep, James Norton, Louis Garrel, Bob Odenkirk, Chris Cooper, Tracy Letts, Abby Quinn, Sasha Frolova, Jamie Ghazarian, Hadley Robinson, Ken Holmes, David Arthur Sousa, Jayne Houdyshell, Jen Nikolaisen, Domenic Arduino, Tom Kemp, Mikayla S. Campbell, Edward Fletcher, Lilly Englert, Rob Lévesque, Kayla Caulfield, Cassidy Neal, Adam Desautels, Bill Salvatore, Dash Barber, Jason Mulcahy, Tom Stratford, Erin Rose, Lonnie Farmer, Robert Marsella, Bill Mootos, Yefim Somin, Adam Teper, Alexander Davis, Thomas J Berry, Scott Sederquist, Michael Cassata, Dave Maguire, Yair Koas, Brian Tobin.

País: Estados Unidos.

Género: Drama.

Duración: 135 minutos.

Si hay algo que puedo resaltar de Little Women por encima de cualquiera de sus obvias características es que nunca sentí que era parte de una experiencia que me manipulaba si necesidad. No estuve al frente del drama desmedido que pudo haber utilizando durante su momento trágico, y en ninguna ocasión sentí que había algo de relleno, en particular para ser de “esas que seguro son consideradas para el Oscar”. Little Women es un logro particular. Es una concebida idea de alguien que interpretó al clásico y quiso hacer uno a su manera. Aplausos para esa cineasta que parece tener mucho material en su cabeza.

Greta Gerwig dirige una renovada versión del clásico de la literatura sobre un grupo de hermanas sobreviviendo a los problemas de su época y el constante recuerdo de la circunstancia que viven. Para quiénes no recuerdan, les refresco la memoria. De clase media, de personalidades distintas, y con algunos apuntes de aventuras traviesas en las esferas de la riqueza de la época de ambiente victoriano, pero con un centro determinado de realismo, el grupo de chicas intenta sobrepasar los obstáculos de un drama que no necesita demasiado para desarrollarse. Esta es una historia que se absorbe mejor si solo abres la puerta para entender las causas personales de cada una de esas niñas que viajan entre lo difícil de la edad, la duda de ser una mujer en esa época, y un amor incondicional entre ellas.

Hay pocos giros entre lo que Gerwig termina realizando con su versión de Little Women. La directora y guionista nos vende una ligera historia sobre chicas que deben crecer de la noche a la mañana por razones varias. Y Gerwig no apunta demasiado al estilo propio para ello. Aterriza en el escenario en el que ambienta para generar un ritmo tan efectivo que es inteligente. Son más de dos horas, y el tiempo pasa volando. En particular resalta un performance de Florence Pugh como una de las hermanas. Sus escenas son fruto de una dirección precisa sobre la personalidad a evocar (tengo la sospecha de que Gerwig es así como ese personaje).

Cualquiera pensaría que en la actualidad este tipo de películas son irrelevantes. Little Women es la prueba de lo contrario. Una prueba firme y de gran calidad. Este es un cuento sobre la madurez en circunstancias adversas a lo ideal, y el final más feliz que podemos imaginar en medio de la tragedia que esa época puede traer consigo. No hay lágrimas de tristeza en Little Women. Hay solo un sentimiento general de diversión que una cineasta como Gerwig puede despertar en el espectador que puede tener algo de prejuicio y podría terminar deslumbrado. Pocas películas logran felicidad hoy en día para los espectadores que están acostumbrados a otra cosa, a otros géneros. Yo lo primero que hice fue averiguar qué va a hacer Gerwig ahora.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: