Crítica cine: Mansome (2012)

 mansome_xlg

Un pésimo documental en el que se analiza (supuestamente) la actual metrosexualidad y su influencia sobre la sociedad y la percepción de la misma.

Dirigida por: Morgan Spurlock.

País: Estados Unidos.

Genero: Documental.

Duración: 84 minutos.

Morgan Spurlock ha sido un cineasta nato desde que decidió entrar al mundo del celuloide. Se le da de manera natural el poder visualizar el género documental como un arma de alto calibre por medio de la cual puede expresar su opinión y hacernos sentir empatía por una situación en particular. Su primer éxito Super Size Me fue excepcional en estilo e impactante en contenido. Su nominación al Oscar fue válida. Luego vino Where in the world is Osama Bin Laden?, en donde la guardia no bajaba pero su falta de seriedad le restaba crédito al atacar un problema bastante importante. Con la reciente POM Wonderful presents: The Greatest Movie Ever Sold presentaba un tema de poco impacto social pero la forma de hacerlo le colocaba como el idóneo para esto. Ahora debemos enfrentarnos a Mansome, una terrible propuesta sin sentido con la que Spurlock se cuela entre lo comercial y mediocre y solo nos deja con una pregunta “¿Qué demonios estaba pensando?”.

La película trata el tema de la metrosexualidad y las diferentes corrientes que la masculinida ha tomado a medida que pasan los años. Al menos debería ser así. En el documental conocemos a artistas que dan testimonios, personajes de la vida real con un estilo ilógico, y una carencia curiosa del personaje que Spurlock representa. Sólo aparece en un segmento de manera rápida y poco extrovertida. La película lidia con un tema sin atacarlo de manera completa. Solo algunos puntos débiles y nunca se le da la oportunidad de una respuesta por parte del “otro lado” de la historia: los metrosexuales. Solo conocemos a uno sin credibilidad y que ciertamente nos provoca risa y burla. No se si por haber sido el último en aparecer, Spurlock quiso colocarlo como el punto burlesco de la historia. El hecho es que no me creo la historia y Spurlock falla en esta ocasión desde cualquier ángulo.

Es una película aburrida puesto que nunca presenta una división coherente. El tema que Spurlock quiere explotar nunca es explicado (y esto es extraño puesto que es una práctica común en sus películas), y simplemente deja que la historia se apoye en testimonios de famosos “feos” que tampoco tienen mucha idea de por qué están ahí. No se si mi opinión deba ser esta, pero el problema es que es inevitable comparar a Mansome con los otros trabajos de Spurlock. Y el resultado de esta comparación es destructivo para esta última propuesta producida por Jason Bateman, el actor cómico de Arrested Development, el cual aparece en el documental en un rol incierto y poco entendible. Se supone que el tema de la metrosexualidad es algo que, si se va a criticar, debe hacerse con objetividad y deben presentarse todos los hechos. Y si se va a presentar como una tendencia irreversible entonces se deberían presentar pros y contras de una manera completa. Acá nada de esto se respeta. Spurlock presenta pocos aspectos típicos de la onda y se extiende en segmentos interminables donde un personaje debería presentarse como interesante pero termina por ser absurdo. Casi imposible de creer.

En mi opinión, el problema radica también en lo poco interesante del tema sin considerar un eje de opinión femenina. Seamos claros, son las mujeres las mejores receptoras de todo el movimiento y ellas deberían ser quienes opinen en su mayoría sobre el tema para realmente presentar la variante consecuencia: lo sexual. Spurlock nunca hace un esfuerzo por presentar el tema como trascendente y se queda en lo vago de una opinión de un famoso, y la insistencia notoria de un productor que no tiene mucho que contar.

Calificación: *1/2

Un trailer

Leave a Reply