Crítica cine: Presunto Culpable (2008)

Documental sobre José Zúñiga, un hombre mexicano acusado por un crimen que no cometió.

Dirigida por: Roberto Hernández, Geoffrey Smith.

País: Mexico.

Genero: Documental.

Duración: 87 minutos.

El sistema judicial de un país es la esencia de un estado de derecho irrompible. Al menos en sociedades ideales. Pero en países que no están interesados en analizar la posibilidad de la evolución, la obsolescencia de sus leyes es reflejada por la carencia de derechos de la ciudadanía. Sin llegar a considerar que alguien haya cometido un crimen, ese mismo alguien puede ser encarcelado si alguien le acusa. Entonces ¿donde queda la justicia? ¿En realidad es justo que alguien sea considerado culpable sin que se le compruebe lo contrario? Muchas preguntas que nadie puede responder. El país es Mexico y aunque se nota como una sociedad en declive, estoy seguro que es mucho más avanzado que algunos países latinoamericanos. Lamentablemente en materia de leyes, estamos todos atrasados. En Mexico, si un hombre es acusado de un crimen, será puesto en prisión hasta el momento en el que se le sentencie. Puede parecer algo normal, pero las estadísticas muestran números que no tienen nada que ver con la normalidad. Hay un sistema perverso en movimiento y dicho sistema cada día se hace más poderoso.

El documental Presunto Culpable, tiene esta premisa como tema central para presentar un caso extraordinario de hombre que ha sido acusado sin cometer un crimen. Al menos así se le presenta al principio. El hombre es José Antonio Zuñiga, de 26 años y quien fue acusado de homicidio y desde ese momento ha vivido en la cárcel en una celda en donde viven 20 hombres más. Zuñiga duerme debajo de una cama, en el suelo y sin embargo tiene fuerzas para seguir viviendo. Las condiciones son deplorables, pero aun así, este hombre sonríe y está enamorado. Los abogados Roberto Hernández y Layda Negrete se interesan por las estadísticas y más por este caso, en el que cuando Zuñiga fue condenado a 20 años de prisión, ni siquiera pudo verle la cara al juez que le otorgó la sentencia. Todo ocurre porque otro hombre acusa a Zuñiga de haber visto matar a otro hombre. Las circunstancias del caso son absurdas y sin embargo Zuñiga está en la prisión. Cuando los abogados lograr reabrir el caso, entonces la historia comienza, y Zuñiga recibe otro juicio. Contar más de esto rompe con la carga emocional de un documental muy bien hecho y por el que vale la pena luchar para que sea visto por mucha gente. Lamentablemente ha sido prohibido en Mexico porque algunas personas que salen en la película afirman que nunca dieron permiso para ser filmados. Nada más con esto se ve lo podrido y poco transparente de un sistema judicial.

Ver cómo se produce el juicio produce mucha rabia y a veces seguir viendo la película es difícil. Pero por el bien de la vida de aquellos que todavía están encarcelados sin recibir un juicio justo debemos ser testigos de la inmoralidad de aquellos que administran justicia en países como Mexico. Los documentales son hechos para despertar emociones y ganas de análisis de una situación. Con este, se produce mucho más. El acompañar a Zuñiga por un camino difícil es inevitable. Se nota el alma de quienes filman impuesta sobre la resolución de dar justicia.

La calidad de la producción es sumamente baja. No hay un gran sentido estético sobre la imagen. Pero sí es verdad que es suficiente con lo que se oye y ve. Los momentos en los que ocurre lo esencial para el juicio son cruciales y convenientemente son esos mismos en los que no podemos despegar los ojos de la pantalla. Si al final, Zuñiga recibe justicia, o un nuevo juicio, termina por ser irrelevante, ya que como Zuñiga, hay muchos que todavía están ahí adentro y de nuestro apoyo dependen sus vidas. Es medio “propaganda” el post pero realmente no me importa. La justicia se mueve de manera misteriosas. Al final del documental verán como pueden seguir apoyando.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: