Crítica cine: Skyfall (2012)

Sky

Otra aventura de James Bond quien es reinventado al estilo de Sam Mendes, quien toma la saga y la convierte. El resultado es uno de los mejores filmes del año

Dirigida por: Sam Mendes.

Protagonizada por: Daniel Craig, Judi Dench, Javier Bardem, Ralph Fiennes, Naomie Harris, Bérénice Marlohe, Albert Finney, Ben Whishaw, Rory Kinnear, Ola Rapace.

País: Reino Unido, Estados Unidos.

Genero: Acción.

Duración: 143 minutos.

Para nadie es un secreto que en los últimos años me convertí en un incredulo de la saga interminable de James Bond. Timothy Dalton representó un fetiche por lo absurdo de su personaje. Era cheesy y así lo aceptamos. Pierce Brosnan me hizo perder fe en lo humano de Bond. Pero Daniel Craig terminó de tumbar la posibilidad de renovar la serie. Casino Royale y Quantum of Solace contenían elementos frescos que ponían a Bond como un personaje digno de otro milenio pero nunca se hizo lo suficiente por generar una historia interesante con un guión inteligente. Skyfall no era una prioridad, y por eso no fui a verla antes. No sabía lo que me perdía.

La trama de Skyfall es lo primero que resalta sobre los intentos anteriores de regenerar la fe en el personaje. Esta vez, Bond debe enfrentarse a un enemigo que realmente personifica a un némesis. Bond debe salvar al mundo pero el objetivo es bastante alcanzable en términos humanos y realistas. Pero antes de esto, Bond recibe una sentencia en la que es dado por muerto por el sacrificio de una misión que termina mal. Este hecho sirve como catalizador para el punto central de una trama que incluye a M (Judi Dench en un rol magnífico) en un papel más protagónico de lo habitual, y a Bond como alguien que no es perfecto, tiene un pasado oscuro y comete errores. Ambos deben enfrentarse a una crisis generada por un experto en computadoras. Pero describir la trama no da justicia a lo que realmente se ve. En Skyfall se renuevan las raíces y retornamos a una posición de admiración por el agente 007 que puede con todo.

Sam Mendes es el director del filme y confirma su experticia con la cámara. No es ambicioso en locaciones y siempre conserva la capacidad de deslumbrar con un buen diseño del plano y dando confianza a directores de otras unidades. Mendes filma a Bond como un personaje que debe dejar de ser tan humano pero que no puede dejar de serlo. Lo filma en toda posición y circunstancia posible y esta vez nos fascina el tema de que comete errores y no termina en un entrenamiento exhaustivo para lograr ser Bond otra vez. Bond siempre será Bond, y M siempre será la que regaña a Bond. Ambas figuras se perfilan como madre e hijo sobre un momento difícil y el clímax justamente se maneja en un escenario atípico del cine de Bond sin un gran despliegue de efectos especiales, persecuciones físicamente cuestionables y un super heroismo fastidioso. Acá hay muerte, tragedia y pasión. Mendes manipula el guión por un camino diferente de todo lo que se ha hecho y por este cambio le debemos nuestros agradecimiento.

Relevante es que las actuaciones se llevan un gran mérito. Especialmente Javier Bardem cuando personifica a un villano que está lleno de maldad y cálculo. Poco se parece a los burlescos de años anteriores. Acá hay sed de muerte y se premedita una tragedia que finalmente logra. En mi parecer, Bardem tiene tiempo sin poder dar lo mejor de sí. Acá lo hace y con creces. Su escena clave es donde describe el motivo intrínseco de su misión, la cual no solo tiene que ver con venganza. Tiene que ver con lo maligno de un recuerdo que se debe olvidar. Craig nuevamente personifica a lo magnífico de Bond y esta vez se apoya en lo posible. La primera escena es suficientemente increíble como para repetirla y solo acá, Craig usa sus dotes físicos. Del resto, es emoción pura. Dench niega todo el descarte que se le dio anteriormente y esta vez representa la contraparte femenina de Bond en forma de madre, mas no de pareja. De hecho, el agente 007 no parece tan pendiente de las chicas bellas esta vez. Parece más pendiente de sí mismo.

Skyfall me calló la boca de una manera que no esperaba. Es una película que no quería que terminara y aunque la viera en Imax (y en glorioso 2D), siento que es una película que me gusta más por su capacidad de deslumbrar en emociones escondidas que por una aparición nostálgica del Aston Martin que vimos en Goldfinder.

Calificación: ****

Un trailer

One Reply to “Crítica cine: Skyfall (2012)”

  1. Lamento no coincidir en la critica.Pero esto esta muy lejos de ser lo que es un 007,
    coloquenle otro nombre,pero no 007. con una o dos escenas de accion de poca monta,
    hacen de este film uno mas del monton..

    Por favor vean la verdadera esencia de un James Bond con la saga de Roger Moore..

Leave a Reply

%d bloggers like this: