Crítica cine: That thing you do! (1996)

Las divertidas aventuras de una banda “one hit wonder” de los 1960, durante su mejor época y caída.

Dirigida por: Tom Hanks.

Protagonizada por: Tom Everett Scott, Liv Tyler, Johnathon Schaech, Steve Zahn, Ethan Embry, Tom Hanks, Rita Wilson, Charlize Theron, Chris Isaak, Holmes Osborne, Bryan Cranston, Clint Howard, Alex Rocco, Paul Feig, Howie Long, Elizabeth Hanks, Colin Hanks, Jonathan Demme, Barry Sobel, Tracy Reiner, Marc McClure, Peter Scolari, Giovanni Ribisi, Obba Babatundé, Larry Antonino, Robert Torti, Kennya Ramsey, Chaille Percival, Kevin Pollak, Chris Ellis, Gedde Watanabe, Robert Ridgely.

País: Estados Unidos.

Género: Comedia.

Duración: 148 minutos (versión extendida).

That Thing You Do! es esa película típica a la que vamos buscando confort. Creo que existe para eso. La fábula dirigida por un Tom Hanks que vivía su mejor momento es una sorpresiva solución de problemas inexistentes, un bálsamo a la depresión que con una historia corta, bien actuada, y con canciones demasiado catchy, permite respirar un poco de los géneros que pueden resultar invasivos en muchas ocasiones. Es un cuento de hadas de rock n roll, con suficiente romance y suficiente música para pasar un rato espectacular frente a la televisión.

Esta es la historia de jóvenes en un pueblo pequeño de Pennsylvania que consiguen el éxito de la noche a la mañana. Su baterista es un reemplazo de último momento para participar con la banda en un concurso. Esa noche decide no recordar el ensayo y sube el tempo de una balada, creando la nueva canción de rock n roll y un hito musical que conquista al país en cuestión de segundos. Cambios de managers, tours, y demasiadas tentaciones obligan a los Wonders, o mejor dicho Oneders, a determinar un futuro en medio de los eventos. ¿Aguantarán? ¿O tanto éxito avecina el final prematuro de una banda que nunca estimó lo que iba a llegar a ser?

La estética adoptada por Hanks es un logro que poco se elogia. Su puesta en escena es fugaz, rápida, y demasiado fantástica para ser tomada en serio. Pero los personajes conmovedores nos obligan a aterrizar en medio del ensueño. Los Wonders viven la fantasía con la que todos soñamos cuando nos creíamos capaces de ser estrellas de rock. Sobre todo quienes crecimos en un pueblo pequeño. La unión entre buenos actores, un guion ligero y gracioso, y esa dirección definida por Hanks, resulta en una hermosa película sobre la duración corta de los sueños alcanzados. La reflexión en el acto de That Thing You Do! es obligatoria pero no cambia lo que sentimos con la película durante casi todo su metraje.

Y esas canciones. Ese soundtrack que comprueba lo importante del recurso técnico en medio de una película con el motivo bien establecido. Es una película que no funcionaría igual si la dedicación a sus canciones no hubiese sido un punto considerado por su director (quien también ayuda en la composición de las canciones). Si medimos el efecto de cuan “pegadas” se quedan sus canciones, les aseguro que That Thing You Do! es tan efectiva como nostálgica, llevándonos a una época que no vivimos y que Hanks modela de forma precisa y planificada.

Nota: la versión extendida de That Thing You Do! es una entrega mucho más completa. Como suele ocurrir, lo que se omitió en la versión estrenada en cines tenía que ver con desarrollo de personajes y alguna justificación por algún comportamiento. Pero estoy muy de acuerdo con que esta no era la versión que tenía que estrenarse en cines. La marcada diferencia hace dos películas distintas con valores para cada ocasión. Fue genial “recordar” enterándome de algunas cosas que no imaginaba sobre sus personajes.

Calificación: ****

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: