Crítica cine: The Hunt (2020)

La polémica película sobre la caza de humanos con ciertas “características” es tan absurda como divertida.

Dirigida por: Craig Zobel.

Protagonizada por: Betty Gilpin, Hilary Swank, Ike Barinholtz, Wayne Duvall, Ethan Suplee, Amy Madigan, Emma Roberts, Justin Hartley, Glenn Howerton, Sylvia Grace Crim, Dean J. West, Hans Marrero, Iyad Hajjaj, Ned Yousef, Teri Wyble, Steve Coulter, J.C. MacKenzie, Reed Birney, Hannah Culwell.

País: Estados Unidos.

Género: Acción, comedia.

Duración: 89 minutos.

La controversia en el cine siempre ha tenido buenos resultados comerciales. Cuando una película aparenta ir en contra de lo que alguien aclama como “correcto” la intriga crece de forma exponencial. Es indetenible ese monstruo que se origina a partir de la curiosidad y el morbo de alguien que necesita ver lo que otro dice que debería estar prohibido. Por eso The Hunt es un producto que va creciendo mientras quiénes lo crearon se sientan a reírse del efecto. No es una película que genera reflexión. Y mucho menos algo que expone seriedad a la circunstancia actual. Es un ataque directo a la sensibilidad actual de lo que erróneamente se considera “políticamente correcto”. Hoy, la controversia es proporcional a la exageración de absolutamente todos los sectores que se sienten ofendidos por bromas, chistes, y “ataques” con dirección oportuna.

En caso de que no lo sepan, esta es la película en la que se materializa una “venganza”. Un grupo de personas se despierta en un terreno amplio y empieza a ser cazados por un grupo desconocido. En pocos minutos podemos reconocer por qué han sido elegidos como víctimas de este sistema. Se trata de ciudadanos de aparentes “tendencias de derecha”, racistas, privilegiados por su raza. Son animales siendo exterminados por otros. Una chica decide sobrevivir y escapa de la primera fase de la caza y empieza a investigar quiénes están del otro lado. Lo que consigue es siniestro. Divertido e irónico pero siniestro.

The Hunt usa su característica principal para el desarrollo rápido y poco lógico. Es una película que solo funciona para el espectador que reconoce el insight que la película acarrea hasta su final. No hay un comentario social escondido. Acá la burla es directa. Y lo mejor es que funciona para ambos sentidos. Los estereotipos de ambos bandos son explotados con suficiente gracia y sarcasmo para que podamos disfrutar más allá de la lucha personal de un solo personaje que no despierta seriedad en su propia lucha. El apoyo incondicional en ella, una chica que no necesariamente debería estar ahí, es algo que la película decide desde el principio y no genera tanto interés.

Pero The Hunt no es la propuesta ejecutada por personajes que estás buscando. Acá solo se aloja esa controversia hecha cine que se prohibió por decisión propia del estudio para no despertar el revuelo por un ataque terrorista reciente. Pasaron varios meses para que se decidiera exhibir y aparentemente nada cambió de aquella propuesta inicial. Es poco relevante si algo se modificó para satisfacer a alguna población en específico. The Hunt termina siendo “ofensiva e indiscreta”. Pero es solo una película. Ya es hora de dejar de culpar al arte por actos que la gente decide cometer. Y definitivamente no es una película que se limite en demostrar que ambos bandos son tan excesivos como son peligrosos. Acá no hay ganadores ni perdedores. Acá se afirma lo inevitable. Y es que lo políticamente correcto es una excusa que nunca le sirvió mucho a nadie. Cuando se supone que debemos quedarnos callados (o no hacer o ver cine) porque alguien se siente ofendido, es cuando más debemos entender que la libertad de expresión aplica para todos los sectores.

Calificación: **1/2

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: