Crítica cine: The Irishman (2019)

Un asesino a sueldo que trabaja para la mafia hace un recuento de su vida, desde sus inicios como un pequeño peón de la mafia hasta su amistad inigualable con Jimmy Hoffa.

Dirigida por: Martin Scorsese.

Protagonizada por: Robert De Niro, Al Pacino, Joe Pesci, Stephen Graham, Harvey Keitel, Bobby Cannavale, Anna Paquin, Ray Romano, Kathrine Narducci, Jesse Plemons, Jack Huston, Domenick Lombardozzi, Jeremy Luke, Gary Basaraba, Steve Van Zandt, Welker White, Action Bronson, Chelsea Sheets, Kate Arrington, Sebastian Maniscalco, Stephanie Kurtzuba, Aleksa Palladino, Marin Ireland, Jake Hoffman, Paul Ben-Victor, Louis Cancelmi, Aly Mang, Jennifer Mudge, Patrick Gallo, Rebecca Faulkenberry, Larry Romano, Margaret Anne Florence, Barry Primus, Bo Dietl, J.C. MacKenzie, Thomas E. Sullivan.

País: Estados Unidos.

Género: Drama.

Duración: 209 minutos.

Así sea reconocida como un acontecimiento tecnológico, o así sea el pedazo de nostalgia “scorsesiana” más efectivo que pueda haber existido en los últimos años, nadie puede ubicar a The Irishman en un puesto distinto del que su propio director define desde el inicio de su producción. Y es que pasa tanto tiempo guardado el proyecto que parecía casi una utopía el ver cómo Scorsese llevaba a cabo su idea nacida a mediados de los 80. Netflix aparece como la casa productora que finalmente aguantaría el reto que cada día se hacía más difícil. The Irishman es una película de gangsters que no distingue demasiado la carrera del director, pero es precisamente la muestra de que a veces menos puede significar más. Lineal en su argumento, poco confusa y humana en espíritu, este es el regalo de Scorsese para quiénes extrañábamos lo que mejor sabe hacer.

Parece absurdo tener que recordarlo pero Al Pacino y Martin Scorsese nunca se habían cruzado. Por aproximadamente cincuenta años, el director había pronosticado que en algún momento Pacino formaría parte de su equipo. Y The Irishman es ese deseo hecho realidad. Adicionalmente rescata a un Joe Pesci jubilado y atacado por la edad, pero le arma uno de los papeles más adecuados. Ya no es el pequeño hombre con la violencia exagerada en sus palabras. Ahora es calculador pero sonriente, casi acogedor en su expresión. Junto a Robert De Niro, se propone un reencuentro bastante distinto del que imaginamos. Y este es el espíritu de The Irishman, una película que sorprende por la humanidad inesperada de sus personajes.

En The Irishman, un hombre que trabajaba para la mafia nos cuenta su historia. Inicia su carrera como un chofer que rápidamente empieza a servir un interés más grande. Fiel a su creencia, Frank Sheeran logra conocer a los de las esferas altas del poder. Demuestra que se puede contar con él, y pronto llega a estar al lado de Jimmy Hoffa, el jefe sindicalista que causó estragos y nunca pudo desligarse de sus enlaces con la mafia. A medida que la relación entre ambos va creciendo, Hoffa empieza a perturbar a quienes lideraban desde el inicio a Sheeran, quien se ve forzado a la advertencia para no llegar a la violencia. Sheeran sabe no debe desviarse de las órdenes de quienes tienen el poder.

Tecnológicamente impecable, The Irishman sorprende en su primera instancia por ese filtro que permite que Robert De Niro y Joe Pesci interpreten a personajes durante varias décadas. Es un proceso increíble. Sin embargo, sabemos que ese es De Niro, y que Pesci está viejo. No podemos sacarnos esto de la cabeza. Y aún así, la propuesta prefiere que veamos el desarrollo de personajes, de sus emociones y sobre todo, de aquello que les afecta. Sheeran nunca deja de ser un hombre callado siguiendo órdenes, pero la frialdad de sus reacciones conlleva una evolución que solo De Niro puede interpretar. Scorsese nuevamente hace uso del cine para ubicar al espectador en distintas líneas de tiempo, y nunca decepciona con el establecer de los hechos a su manera. Scorsese cambia la historia de lo que conocemos y nos muestra su propia versión de lo que ocurrió. Refutarlo es fácil, pero el cine histórico no está hecho para eso.

Calificación: ***

Un trailer

Leave a Reply