Crítica cine: The King (2019)

Una versión poco creíble de lo que fue el ascenso como rey de Henry V.

Dirigida por: David Michôd.

Protagonizada por: Timothée Chalamet, Joel Edgerton, Sean Harris, Robert Pattinson, Ben Mendelsohn, Lily-Rose Melody Depp, Dean-Charles Chapman, Thomasin McKenzie, Tom Glynn-Carney, Edward Ashley, Andrew Havill, Cedric Cirotteau, Ivan Kaye, Nick Wittman, Philip Rosch.

País: Estados Unidos, Australia.

Género: Drama.

Duración: 140 minutos.

El acto de realizar una película como The King y esperar que sea un éxito instantáneo del mundo del streaming es aleatorio. Se trata de una película basada en un hecho real, historia indiscutible. Pero vista a través del trabajo de Shakespeare y su consideración a lo largo de muchas obras sobre la realeza. En un guion escrito por su director y uno de sus actores, la historia contada termina siendo manipulada por conveniencia de una película larguísima pero interesante. Una especie de experimento bien ejecutado que sirve para posicionar a su actor principal, contar una versión de algo que ocurrió, y confirmar que Netflix no es el servicio prodigioso en lo que respecta a cine.

The King es un drama histórico que nos ubica en la fase terminal del reinado de Henry IV. Inglaterra es una especie de imperio, con intenciones de conquista, y cuya presencia en el territorio de guerra es constante. Pero Henry está enfermo. Ya está buscando un heredero. Y aunque el ideal sea Hal, decide dejar la corona en manos de Thomas, su hijo más joven. Hal vive en una constante fiesta, se rebela contra su padre constantemente y su intención es pacifista ante todo. Thomas acepta el trabajo con orgullo. Pero en una batalla, fallece. Hal es el único que queda y con él viene un cambio en el reinado. Esto debe demostrarlo cuando Francia le desafia, y prácticamente lo deja en ridículo en una ceremonia de felicitaciones por el ascenso al trono. Hal decide ir a la guerra, junto al compañero que siempre tuvo su lado como consejero. La prueba de fuego puede o no ser suficiente para determinar si es capaz de liderar el reinado de Inglaterra.

El cine épico no es disputado frecuentemente en cuanto a lo fiel que es a los eventos que ocurrieron hace tiempo. No parece ser algo que le moleste al espectador común. Estamos en sintonía con lo que se quiere hacer, y estamos al tanto de que lo que se muestra es poco fiel. Se trata de una película. Se trata de una opinión de alguien que decide omitir algunos puntos, e introducir puntos en la historia que podrían servir de reflexión para personajes que necesitan con frecuencia ser redimidos. The King es una película que agoniza en su inicio. No parece encontrar el objetivo de la historia que desea contar. Y en plena “decisión” se deja por fuera el giro que hace de su personaje el más interesante: Este chico pasa de ser un elemento contrario a su padre a ser un emblema del reinado. El cómo queda claro, pero no se deja evidencia del obligado auto análisis. Es uno de esos personajes que no parecen hablar consigo mismos y están a merced de alguien más. Siempre.

Pero al menos The King no exclama demasiado drama en su asunto. No es una película que cansa a quien decide verla y creer lo que plantea. No es de las épicas que se sufren, sino de las que se ven y discuten. En un final definitivo (y uno que podría haberse descartado), entendemos el propósito de su personaje principal y cómo prosigue aquello que afirma tener en sus manos. Esta aceptación después de un acto violento, y de venganza, permite que The King no sea un bodrio sentenciado como otras películas parecidas.

Calificación: **1/2

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: