Crítica cine: They killed Sister Dorothy (2008)

Documental sobre el asesinato de la hermana Dorothy Stang en las selvas de Brasil, durante su búsqueda de justicia para los habitantes de la misma.

Dirigida por: Daniel Junge.

País: Estados Unidos, Brasil.

Genero: Documental.

Duración: 93 minutos.

Vengo de un país que fue abatido por la supuesta crisis social que un gobierno trató y todavía trata de resolver. En resumen puedo decir que supuestamente intentan darle a los pobres lo que a los ricos les sobra. Lo crucial y lamentable de esta situación es que esos mismos miembros del gobierno son los más notorios “nuevos ricos” que hay. Promueven el socialismo mientras ellos mismos adoran a las políticas del consumismo desenfrenado y el imperio capitalista. Es hipócrita la situación. Mientras veía el documental They killed Sister Dorothy pensé mucho en lo que hubiese pasado si esa situación se viera en Venezuela. Si una monja norteamericana se adentrara en la selva y ayudara a los indígenas a conseguir tierras y por consiguiente hubiese sido un poco socialista, ¿qué hubiese pasado? ¿La hubiesen asesinado? Esos mismos que tienen el poder total sobre las tierras (seamos claros, la mayoría son del gobierno) creo que lo hubieran hecho. El poder absoluto da asco y es un tema criticado y atacado en el documental sobre una víctima del sistema ni capitalista ni socialista, sino orientado al poder de pocos.

Tal vez sea una comparación sin lógica alguna. Pero es imposible no pensar en esto. Cuando vemos la impunidad de quienes claramente acabaron con la vida de Dorothy Stang, podemos llorar de la rabia. En un sistema supuestamente abierto a las posibilidades, este tipo de cosas no deberían ocurrir. La corrupción es internacional y acá queda escrito que Brasil puede estarse desarrollando a nivel económico. Pero como siempre hay un sector que sufre. Y el que ayuda a ese sector puede acabar siendo asesinado.

Dorothy Stang era un monja que trabajaba en la selva amazónica ayudando a las poblaciones rurales. Su trabajo de misionera le llevó a ser bandera de lo justo entre estas poblaciones y los grandes latifundios. El sistema que ayudó a crear Dorothy indica que la tierra debe ser equivalentemente distribuida entre quienes viven en ella. Pero Dorothy un día es asesinada por dos delincuentes sin razón aparente. Quienes la encontraron eran testigos de un ambiente de ejecución clara. El segundo acto describe el juicio del asesinato. El cambio de testimonios de los testigos y de los acusados, la desviación doctrinaria de los abogados defensores (indican que Dorothy era un agente del FBI que llegó a Brasil a infundir rebelión; ¿discurso parecido al de…?), y un ambiente dominado por la intimidación del poder. Todo se presta para que el juicio no sea claro. Aunque al final haya supuesta justicia, sabemos por escenas finales que quienes fueron acusados todavía siguen impunes y algunos han sido liberados.

El documental nos hace pensar si realmente la sociedad está tan podrida como parece. Y creo que la respuesta es que sí. La película muestra esta situación como la principal afectada por todo el revuelo que se emula con la muerte de Dorothy. Quienes dirigen enfocan la cámara a ambos sectores y a todos se les ve la cara de tristeza cuando se les nota que viven en una sociedad que nunca ha sido justa. Hasta llegamos a entender a quienes han luchado por la tierra toda su vida y ahora que la tienen, una monja de otro país se la quiere quitar. Presentar la discusión sin desviar la atención del crimen terrible es algo que el documental hace muy bien. La contraparte de lo bueno de Dorothy es algo que sencillamente se debe ver.

Ahora que lo pienso, mi comentario inicial es un poco rotundo y muchos dirían que está fuera de lugar. Pero sigo pensando en las posibilidades. Y es difícil poder sacarse de la cabeza que somos un continente que contiene países con culturas parecidas. Ahora que está de moda parecerse a Brasil, deberían ver el documental y notar lo monstruoso de ese desarrollo.

Calificación: ***

Un trailer

Leave a Reply