Crítica cine: We summon the darkness (2019)

Advertisements

En medio de la era del pánico satánico, un grupo de chicos tendrán la noche de sus vidas cuando desean continuar la fiesta después de un concierto de heavy metal.

Dirigida por: Marc Meyers.

Protagonizada por: Alexandra Daddario, Keean Johnson, Johnny Knoxville, Logan Miller, Maddie Hasson, Amy Forsyth, Alison McAtee, Austin Swift, Tanner Beard, Dennis Scullard, Erik Athavale, Steve Pacaud, Carlo Harrietha, Jean-Mathieu Bérubé, Nathan Michael Fletcher, Derek James Trapp.

País: Estados Unidos.

Género: Horror, comedia.

Duración: 91 minutos.

No existen muchas formas de defender a We summon the darkness en un contexto actual de “cinéfilos de última generación” que parecen no salir de la zona de confort de la cultura pop y las épocas de premios. Tampoco creo que sea algo interesante para los sectores generales el aventurarse con una película que no llama la atención de ninguna manera, y tampoco acarrea una intención de cambiar el subgénero en el que se ambienta. En otras palabras, esta es una película hecha para un pequeño sector del pueblo fanático del horror. No es una gran película. Dista de serlo. Pero We summon the darkness es una entrega con mucha seguridad en sí misma y en su trama compleja y mal dirigida hacia la gracia de una situación que no hace reír a nadie.

Esta no es la película que quieren mostrar a sus amigos, a sus familiares, o a alguien a quien quieren. Esta es una película para ustedes, fanáticos del heavy metal, que quieren reírse un poco de sí mismos.

Antes las cosas eran distintas. En los años ochenta Mtv era cultura, y el rock reinaba las radios de forma dominante. Las chicas no escuchaban boy bands, y los padres estaban pendientes de algo más “peligroso”. Un trío de chicas están yendo a un concierto de una banda de heavy metal y solo desean pasarla bien. Al llegar al recinto, conocen a un trío de chicos con las mismas intenciones. El miedo general a una ola de asesinatos con señales de satanismo no los detiene para planificar el seguimiento después del concierto. Quizás tenían que haber tenido más miedo.

We summon the darkness nunca reniega del tipo de película que es desde un principio. Su desarrollo es firme y el twist que arriesga todo se revela de forma temprana para cambiar lo que habíamos imaginado que ocurriría en esa noche. Es difícil mantenerme al borde del spoiler, pero en We summon the darkness no ocurre lo que pensamos que puede ocurrir. Sobre todo si nos ubicamos en esa época y en la temática de una posible fuerza maligna que se esconde detrás de la música agresiva. Lo que no permite que la película sea una violenta entrada al tema que tanto se temió en la era del pánico, es una extraña dedicación a la comedia detrás de la situación. Lo curioso es que funciona. Con todos los personajes funciona. Y es una característica que se mantiene con fortaleza hasta el final.

No hagan caso al casting (sí, ESE elemento que podría desordenar todo no es tan desastroso como podría serlo). No hagan caso al poster que se reveló (no es el que coloqué en el post, es otro con un tratamiento en photoshop terrible). Solo hagan caso al instinto. Si les gusta el heavy metal, y no les molesta ver a adolescentes en situaciones de peligro, y quieren reírse de la cultura de la que tanto están orgullosos, entonces vean We summon the darkness. Les aseguro que es mucho más divertida de lo que parece, está bastante bien hecha, y no ocurre lo que piensan que puede ocurrir.

Calificación: **1/2

Un trailer

Leave a Reply