Crítica series: Fargo (Temporada 1 – 2014)

Espectacular miniserie sobre una ola de crímenes que se desata en un pueblo recóndito y muy frío en Minnesota.

Dirigida por: Adam Bernstein, Randall Einhorn, Colin Bucksey, Scott Winant, Matt Shakman.

Protagonizada por: Billy Bob Thornton, Martin Freeman, Allison Tolman, Colin Hanks, Oliver Platt, Bob Odenkirk, Adam Goldberg, Russell Harvard, Joshua Close, Joey King, Keith Carradine, Kate Walsh, Rachel Blanchard, Jordan Peele, Keegan-Michael Key, Susan Park, Gary Valentine, Glenn Howerton, Tom Musgrave, Barry Flatman, Julie Ann Emery, Peter Breitmayer.

País: Estados Unidos.

Género: Drama, thriller.

Duración: Diez episodios.

Cuando se toma la decisión de crear una serie llamada Fargo, y basada en el trabajo previo de los hermanos Coen pero en el formato cine, se generaron más preguntas que respuestas. Si bien se trataba de algo premeditado por un grupo de cineastas confiables y FX estaba detrás de la producción, la duda general era cómo llevar esa mini historia del crimen en un pequeño pueblo a una mini serie de varios episodios y no caer en una copia barata que solo permitía ver las cosas desde otro punto de vista. Con ímpetu y confianza en un escritor relativamente nuevo en la industria FX decide formar a Fargo como una franquicia del true crime, humor negro y un género difícil de introducir hoy en día en las cúpulas del “prime time”. Pero a veces solo hace falta piloto para sentenciar de forma segura.

Ideal era seguir la racha del éxito de aquel filme prodigioso de los Coen y contar Fargo como si hubiese ocurrido de verdad, y lo absurdo había sido real. Pero no es la misma historia de antes. Tiene variaciones, personajes similares, y comportamientos prácticamente idénticos. Esta es la historia de un hombre desafortunado que por suerte, buena o mala, se topa con un asesino a sueldo. Charlando se dan cuenta de que tienen cosas en común. Lester, ese hombre cuya vida es gris y sin emociones, reacciona demasiado y termina asesinando. Cuando solicita ayuda al misterioso hombre que mata por dinero, se desata un tornado de venganza y sospecha a lo Coen, una comedia de escenarios violentos e inesperados que obligan a reírnos con el ocasional frenazo repentino de drama.

Fargo se ejecuta mediante personajes con mucha, mucha certeza. Son personalidades que junto a un guion lleno de sorpresas, ofrecen un momento distinto y no la típica serie de un crimen en la cual hay varios involucrados. El creador y guionista Noah Hawley no escatima en la capitalización de personajes, y la consecuente muerte trágica de los mismos. Así embiste Fargo, con la fuerza de una risa macabra que esconde un motivo perverso. Quizás en una serie puramente dramática esto sería efectivo pero el tono sería mucho más denso, pesado y tétrico. Acá hay una especie de metáfora para cada pérdida, una que genera conversación colmada de ironía y justicia poética.

Esto no ocurrió. Esto no es una historia real. Esto es un producto creado para ustedes con una etiqueta que permite vender más de lo normal. Pero no quiere decir que sea algo malo. No quiere decir que sea un engaño con malas intenciones. Hoy el cine y la televisión nos venden mentiras. Todo en forma de super héroes, monstruos sobrenaturales y comedias de situaciones imposibles y forzadas. Entonces ¿por qué no íbamos a aceptar esta retorcida historia sobre un crimen y las distinta vertientes que se generan por lo que está detrás del mismo? Llegué años más tarde a este mundo pero son precisamente estas historias las que permanecen vigentes con el tiempo. Así como fue hace seis años, Fargo tiene hoy la efectividad rotunda de un arma letal disfrazada de juguete.

Un trailer

Leave a Reply