Crítica series: Jack Ryan (Temporada 2 – 2019)

La segunda temporada es tan blanda que pasa desapercibida.

Dirección: Phil Abraham, Andrew Bernstein, Dennie Gordon.

Protagonizada por: John Krasinski, Wendell Pierce, Noomi Rapace, Jordi Mollá, Francisco Denis, Cristina Umaña, Jovan Adepo, Michael Kelly, Susan Misner, Michael O’Neill, Tom Wlaschiha, Gustavo Angarita, Lev Gorn, William Jackson Harper, Arnold Vosloo, Allan Hawco, Victor Rasuk, David Norona, Eduar Salas, Áine Rose Daly, Marcela Vanegas.

País: Estados Unidos.

Género: Drama, thriller, acción.

Duración: Ocho episodios.

En lo que parecía ser una oportunidad valiosa para Amazon para hacer una segunda temporada de una serie que definitivamente no necesitábamos, la decisión fue extraña. Seguían apuntando al tono original y no a una adaptación de algo preexistente. Parecían tener la confianza absoluta en un personaje que les costó vender en una primera ocasión, y el estudio apuntó al movimiento geográfico más arriesgado que se habían podido imaginar. El resultado es inofensivo, tan ligero que parece una película de acción hecha para chicos, y la segunda temporada de Tom Clancy’s Jack Ryan pierde esa estabilidad  que en una primera instancia habían conseguido. No es una caída definitiva del personaje pero este es un tropiezo importante para Amazon, quien ya anunció una tercera temporada. Ojalá el target sea mucho más ambicioso.

Se trata de Jack Ryan, un mar de posibilidades de ramificaciones múltiples. La ficción te lleva a hacer cosas interesantes. Y Amazon elige a Venezuela como el sitio donde el conflicto se ubica. Se trata de un país que en la actualidad y la realidad se encuentra en un estado delicado. Y la serie refleja esto con total madurez e inteligencia. Ryan viaja a Venezuela para investigar un extraño movimiento en las fronteras y sufren un atentado. Un compañero del gobierno y amigo fallece. La venganza es difícil de aguanta pero Ryan mantiene la cordura mientras continúa la investigación, y el país continúa su escalamiento hacia la explosión de un movimiento social motivado por elecciones y descontento general.

La segunda temporada de Ryan en sus aventuras como analista de datos y super soldado que sabe sobrevivir en situaciones extremas es predecible y absurda pero esto no necesariamente es algo negativo. En la primera entrega se mantenía el tono de principio a fin la serie terminaba siendo decente. Pero acá el tema es más arriesgado. Hay un conflicto más difícil de alimentar. La segunda entrega es incongruente en lo físico (las distancias son largas pero el tiempo siempre gira en pro de los héroes), nos muestra personajes irrelevantes y apunta a un tratamiento estilizado de un conflicto real y poco reconocido. Con un resultado demasiado apurado la segunda temporada termina siendo una propuesta ligera y poco adherida a las políticas de un estudio como Amazon. De cadenas de televisión podemos esperar algo así, de una casa sin censura como Amazon, podríamos tener más.

Pero Jack Ryan es un personaje que mantiene carisma en lo que sea que intente. Inclusive en una entrega débil conserva el estado de ciudadano común que un día debe salvar al mundo. No se trata de un super heróe. Se trata de un hombre que siente. En esta ocasión hay mucho de esto. Mucho de esa exploración que da fundamento a los personajes para varios conflictos y por lo tanto varias temporadas. Es curioso que esta vez no hayan recurrido a la contraparte femenina que al principio había funcionado y tengamos que aguantar a Noomi Rapace tratando de desempeñar un rol que no le calza bien. Cada día que pasa estoy más convencido de que algo le ocurrió a Rapace. Antes era una actriz de calidad media, y ahora sus roles son agonizantes.

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: