Great movies: The Battleship Potemkin de Sergei Eisenstein

Director: Sergei Eisenstein

Escritores: Nina, Agadzhanova, Nikolai Aseyev, Sergei Eisenstein, Sergei Tretyakov

Protagonizada por: Aleksandr Antonov, Vladimir Barsky, Grigori Aleksandrov, Ivan Bobrov.

“Aquellos que hacen de la revolución pacífica algo imposible, hacen de la revolución violenta algo inevitable”

J.F.K.

Considerado un filme de propaganda, El Acorazado Potemkin es apreciado por lo que representa. Sin embargo, la idea es transportarse a la época para poder iniciar el análisis de esta obra maestra. El año era 1925, y se estaba mostrando un filme basado en un  hecho de 1905, cuando una de las muestras de revolución más importantes se llevó a cabo a bordo del Acorazado Potemkin, un barco ruso en el que el motín acabó con la tripulación. Si bien levantó ánimos y llevó humo a una sociedad que no se merecía más guerra, demostró que al pueblo tiene una voz y esta debe ser escuchada. Todo aunado a una muestra artística excepcional. Eisenstein desarrolla una historia sencilla utilizando técnicas admirables y difíciles de usar a una época en la que el cine podía ser el arma más poderosa.

No voy a describir mucho la historia que precede a la película. La revolución se inicia cuando los marineros en el barco se quejan de que les están alimentando con carne podrida y se rebelan. Al hacer esto, desencadenan que muchos de ellos lleven a ser castigados pero luego de casi ser fusilados, el líder pacíficamente hace el llamado de atención y levanta el fuego de una lucha que ya sabemos como terminará probablemente. Como un mártir el líder es llevado a las orillas del puerto de Odessa para ser apreciado por la multitud. Luego los soldados masacran a la multitud en Odessa en opresión a la voz de un pueblo (famosa secuencia que describiré más adelante). Luego los soldados en seguimiento van a hundir el Potemkin, pero se resuelve todo sin disparar una sola bala. Se arrepienten de atacar al Potemkin y la película termina.

A pesar de ser nombrado como propaganda (Joseph Goebbels, mano derecha de Hitler, lo consideró el filme más importante del mundo y decía que cualquiera se convertiría en Bolchevique después de verlo), no se muestra como tal. Y no fue hecho para esto. Fue un experimento para Eisenstein para probar técnicas de edición. El resultado: una obra maestra de técnicas cinematográficas que mostraba un hecho que aunque fue exagerado (la escena de Odessa y las escaleras no ocurrió) sustituye a la historia real por mostrar lo importante del arte en un momento de revolución.

Paréntesis: el hecho de que alabo la película no quiere decir que soy comunista ni algo parecido. Aquí la política no tiene lugar. Por si acaso.

Es esencial para quienes estudien cine y para quienes estudien historia del cine. Desde transiciones bien pensadas (los cortes son admirables) hasta una división argumental necesaria, el Acorazado Potemkin, demuestra como el poder de una historia puede levantar una masa. Como el poder de una imagen puede significa la caída de un imperio y como las masas son manipulables (de manera negativa y positiva) para pensar de una manera. Con hechos se demuestra un plan pero con imágenes se demuestra la inconciencia escondida que despierta con la toma perfecta.

La secuencia de las escaleras de Odessa: los planos son cuadrados perfectamente. La música, aunque ha sido adaptada y reescrita cientos de veces nunca deja de ser importante. La edición es PERFECTA. La cinematografía es excepcional. Y para muchos dicha escena sirve de inspiración. Pero ¿qué la hace tan importante? es su esencia y como la explota. Como el director se esmera en demostrar un hecho horrible como arte. Y cómo lo logra. Es tan importante la escena que muchos borraron la historia original de su cabeza y ven la realidad como ocurre en la película. La capacidad de acusar a las tropas disparando contra la gente es mérito de Eisenstein y sus planos de la gente. La madre que carga a su niño muerto rogando piedad, es asesinada a sangre fría por soldados sin cara que solamente siguen un ritmo. La madre que suelta a su coche que contiene a su bebé y este cae por las escaleras. Al ritmo de la escena el bebé va a una muerte segura  pero Eisenstein lo posee con la cámara y es en este momento en el que la gente posiblemente abre la boca y no la cierra por la impresión que dejan las imágenes en blanco y negro, para finalmente mostrar la cara ensangrentada de una civil que da el cierre a lo que posiblemente es la escena más poderosa del cine.

El Acorazado Potemkin nunca niega lo que es. Un filme para masas que nunca llegó a ser. Lamentablemente. Ahora es estudiada como materia en escuelas de cine por todo lo que logró. Desde el punto de vista artístico, la película misma revolucionó un pueblo mostrando la posibilidad de la guerra y que la paz es posible si tan solo se mueven las piezas importantes. Pero desde el punto de vista técnico, es lo más importante de la época (y posiblemente en la actualidad también). No entiendo si los directores que han copiado (DePalma) a la escena de las escaleras de Odessa pretenden homenajear o utilizar el recurso cinematográfico. La verdad tampoco me interesa. El Acorazado Potemkin se fijó en el puesto que merece en mi mente y nada podrá moverla de ahí. Ni siquiera un gobierno y sus mensajes directos contra la libertad de expresión.

Trailers y escena de las Escaleras de Odessa

2 Replies to “Great movies: The Battleship Potemkin de Sergei Eisenstein”

Leave a Reply

%d bloggers like this: