Crítica cine: Another Earth (2011)

Una noche aparece un planeta idéntico a la Tierra en el sistema solar. Una estudiante y un compositor cruzan sus vidas en una tragedia esa misma noche.

Dirigida por: Mike Cahill.

Protagonizada por: Brit Marling, William Mapother, Jordan Baker, Robin Lord Taylor, Flint Beverage, Kumar Pallana.

País: United States.

Género: Drama, ciencia ficción.

Duración: 92 minutos.

Another Earth es una de las películas más difíciles de definir en materia de género de los últimos tiempos. Desde el principio se pinta como una posible historia de ciencia ficción pero abruptamente nos cierra la ilusión y nos encontramos en medio de un filme complejo, humano, y excesivamente real. La premisa pasa a ver un MacGuffin (aquí esta el significado) y nos desviamos para observar lo que realmente interesa. La pérdida de la condición humana depende solo de nosotros mismos. Sin embargo nos empeñamos en buscar razón para la misma en el mundo exterior, en factores externos que nos afectan porque nos conviene. Another Earth presenta un mundo paralelo que bien podría ser el nuestro si tan solo pensáramos en nuestro rol en la Tierra y en lo que realmente vinimos a hacer. No se si sería el mejor pero al menos resultaría más interesante.

El filme nos inunda con la presencia de una chica cuyo mayor logro ha sido entrar a una universidad prestigiosa. El día en el que celebra dicha entrada se toma unos tragos más. Ese mismo día al salir de la fiesta, escucha una transmisión de radio de un DJ local el cual indica que se ha descubierto una estrella nueva. Ella al ver el cielo la identifica en medio de todas las frecuentes. Pero causa una tragedia (la cual no revelaré). El hecho es que la chica paga lo que debe pagar: una pena terrible. Luego de pasar tiempo en la cárcel, descubre que la estrella es un planeta Tierra igual al nuestro. Este planeta Tierra se acerca cada día más al nuestro. Paralelamente la chica decide conseguir al sobreviviente de la tragedia que causó y de alguna manera desea pagarle (tampoco lo revelaré). Todo esto se convierte en una historia con dos líneas narrativas super importantes cuyo objetivo y desenlace se unen en el destino de la chica. No puedo decir que Another Earth es algo menos que increíble.

La clave de la película se esconde en la personalidad de sus creadores, quienes han impreso toda su visión de una posibilidad en la realidad de un hecho terrible como la muerte. Unen ambos hechos con extrema facilidad al utilizar planos cortos, diálogos improvisados y un sentido de soledad absoluto. La actriz principal (también escritora) nunca da su cara a la cámara en momentos de absoluta vergüenza o miedo. En cambio la podemos observar mientras deambula por diversos planos espirituales que definen su futuro. Ella está puesta en el mundo por una razón, y el descubrirlo le ha costado caro. Sin embargo en este punto de su vida (plena película) vemos como va clarificando lo que realmente debe hacer. Una escena importante: en el hospital con su compañero de trabajo quien se ha quemado los ojos con el fin de seguir viviendo dentro de sus propios límites; ella le observa, llora y entiende.

Another Earth está filmada con mucha pasión. Si bien hay técnicas que no tienen mucho sentido, es también apreciable el hecho de que algo tan pequeño en producción pueda resultar algo tan grande en nivel de calidad. Pasé mucho tiempo pensando si ver Another Earth u otra película y siempre me decidía por otra. Creo que simplemente no estaba preparado; sabía que estaba a punto de ver algo fuerte y diferente. Esto es confirmado por su final inesperado y absolutamente devastador. De verdad tenía tiempo sin decir que una película había sido importante para mí, pero esta lo fue.

Calificación: ****

Un trailer

2 Replies to “Crítica cine: Another Earth (2011)”

Leave a Reply