Movie review: Battle in Seattle

Director: Stuart Townsend.

Protagonizada por: Martin Henderson, André Benjamin, Michelle Rodriguez, Charlize Theron, Woody Harrelson, Jennifer Carpenter, Ray Liotta, Connie Nielsen, Channing Tatum.

Tomar un conflicto como el que hubo en Seattle en el 99 durante la conferencia ministerial de la WTO, y plasmarlo en la pantalla considerando desarrollar personajes complejos no es fácil. Sobre todo si se trata de solo 100 minutos de acción en los que tienes que explicar infinitos conflictos personales, sociales, económicos, políticos y morales. Aparte de esto, se debe asegurar la inclusión en la trama de todos los primeros actores a quienes contrataste. No es fácil. Townsend como director lo debería saber, y lo debió haber aplicado. En cambio nos regaló una película corta  que no trata sobre la incapacidad de países de tener empatía con otros. Al menos esto hubiera sido mejor. Simplemente trata sobre una protesta que nunca logró nada, y de la cual no nos queda ni un sabor amargo ni dulce. No nos queda nada. No creo en los mensajes de una película, pero este filme debió haber sido más que protestantes pensando en cómo lograr algo si ellos mismos deberían saber que no se logra nada que no sea demostrar al mundo que hay otro lado de la moneda.

Battle in Seattle va sobre el conflicto en cuestión. Un grupo de personas que protestan, un alcalde que quiere llevar a cabo la conferencia, una pareja en medio de un embarazo, y no se si se me escapa alguien. La verdad poco me importa. Cuando abrimos una película considerando que los personajes son ficticios y sin embargo debemos fijarnos a la realidad del momento, poco nos impacta. Estamos viendo personas que alguien imaginó. Y no obstante la película no recauda sentimientos intrínsecos en la injusticia del momento. Simplemente nos lleva por una línea de reflexión que nunca sentimos como nuestra. Se siente la incapacidad de un buen casting para poder transmitir y es que el grupo principal de actores (exceptuando a Harrelson, Theron y Liotta) no son lo que deberían ser: Rebeldes con causa pero inteligentes. Esta vez no. Esta vez van contra un principio y lloran más de lo normal. No nos hacen ver que somos nosotros los espectadores los que deberían protestar en defensa de los derechos de los países atacados por la WTO. Es aquí donde más falla una trama de la cual no entendemos y que una introducción frenética y demasiado corta no nos explica.

Townsend como director debe aprender mucho. De todos los aspectos en el cine. No basta con tener un nombre para poder hacer una película. Se debe creer en la película y vivirla. Townsend simplemente corre por un guión que no leyó mucho y dice camara, sonido y acción y eso es todo. No hay una buena dirección de actores. La edición es terrible. Hay poco sentido periodístico en una película que contiene planos reales de cámaras amateur y de transmisiones de televisión. Esto es imperdonable. Peor aún, nunca sabemos que hora es en la película y en secuencias que deberían ser cronológica y geográficamente posibles, nos perdemos. A lo mejor eran posibles, pero no lo sentimos así. Pero imposible lograrlo en tan corta película. Hubiese funcionado mejor como miniserie de televisión.

Si hay algo que se le debe acreditar a la película es su intención. El final lo explica todo y puede llegar a impactar, y está en total desfase con el resto del filme. Menos mal.

Calificación: *1/2

 

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: