Movie review: Horrible bosses

Director: Seth Gordon.

Protagonizada por: Jason Bateman, Jason Sudeikis, Charlie Day, Kevin Spacey, Jennifer Aniston, Colin Farrell, Jamie Foxx.

Películas como Horrible Bosses hacen falta siempre. Nuestra dosis de humor negro, vulgar, y absolutamente irreverente no puede ser calmada por secuelas de The Hangover. Necesitamos este tipo de cosas cada cierto tiempo para olvidarnos de la época fresa que Hollywood está obligada a vivir. Interesante es que los actores que se prestan para estas producciones son realmente exitosos en otros géneros. Pero simplemente necesitan rebuscarse por circunstancias de sus carreras. En este caso, el casting de Horrible Bosses era el mayor riesgo que podía representar. Tan grande como era el riesgo, así fue su logro. La película es manejada en su totalidad por los actores y la trama no importa tanto aunque sea el motor. Termina siendo una película absurda pero graciosa a un 100%, vulgar a un 150%, y recomendable a un 200%.

Bosses va sobre un grupo de tres amigos con un trabajo respetable pero con un jefe que no lo es. Cada uno odia a su jefe y se les justifica. Cada jefe es particular a gran escala y les hace el trabajo o la  vida imposible a cada uno de los protagonistas. El primer jefe es Kevin Spacey y simplemente no le deja crecer profesionalmente a Jason Bateman. En medio de una promesa de ascenso, el jefe se autopromueve y toma el cargo ganándose el 85% del sueldo nuevo (porque 100% sería antiético jajajaja). El segundo jefe es Jennifer Aniston quien es una depredadora sexual que necesita que Charlie Day la destroce en la cama. Day está recién comprometido y convencido de esto considera su labor diaria una tortura. El tercero y más particular es Colin Farrell quien acosa a Jason Sudeikis de todas las maneras posibles y convierte la empresa en un nido de prostitución, vicios y otras cosas más.

Todas las noches se reunen y conversan sobre esta situación. En medio de una borrachera toman la decisión de contratar a alguien que pueda asesinarlos para así acabar con la miseria que todos los días deben vivir en su trabajo. Llegan al vecindario más peligroso de la ciudad con ayuda del sistema de navegación del Prius, y conocen a Jamie Foxx, o Motherfucker Jones jajajajaja. Este les cobra 5000$ por simplemente aconsejarles en cómo hacer el trabajo. Contar más sería una tragedia.

Podrá parecer una trama demasiado falsa pero repito, no es lo más importante. Es cómo los personajes principales llegan a construirla. Y ciertamente la gasolina la mantienen los jefes con sus peculiares apariciones y demandas. El director se apoya totalmente en lo gracioso de la improvisación y les deja trabajar solos. Sudeikis y Bateman son geniales juntos. Day es la revelación en comedia física. Spacey es pura presencia. Aniston está apropiada para el papel. Y Farrell demuestra que su carrera no se quedó en Phone Booth Jamie Foxx hace el papel que siempre debería ser. En el que no se toma tanto en serio todo. Son obviamente ayudados por un guión pero el mérito se lo lleva la capacidad de ellos de llevarlo todo al extremo. Hay puntos osados pero por supuesto que son aceptados por el rating de la película. OJO: no lleven a los niños.

Una de las cosas más apreciables de la película es que los actores son demasiado compatibles al estar todos juntos. Es un ensamble que nadie esperaba (ni siquiera los creadores) pero que ciertamente resulta. Lo otro es que nunca tratan de hacer una película. Son simplemente ellos mismos y por esto se llevan todos los puntos de la película.

Calificación: ***1/2

 

Un trailer

Leave a Reply