Crítica cine: The conversation (1974)

la_conversacion_1974_4

Un hombre paranoico cuya vida se basa en el espionaje, tiene una crisis de conciencia cuando debe espiar a una pareja, la cual él sospecha será asesinada.

Dirigida por: Francis Ford Coppola.

Protagonizada por: Gene Hackman, John Cazale, Allen Garfield, Frederic Forrest, Teri Garr, Harrison Ford, Elizabeth McRae, Robert Duvall, Michael Higgins, Cindy Williams.

País: Estados Unidos.

Género: Thriller.

Duración: 113 minutos.

Donde sea que estés, siempre hay alguien observándote y escuchándote.

Esta es la propuesta que The Conversation desarrolla tan fácilmente. Con excesiva delicadeza, nos regala el análisis de un personaje sumamente complejo y transparente. Es un hombre que siempre va con la mirada hacia abajo. Como con pena. Vergüenza le da todo el tiempo por dedicarse a lo que se dedica. Por ser capaz de hacer que tu vida sea terriblemente detallada por otros. Pero al mismo tiempo, presenta una obsesión por pensar que a lo mejor hay alguien que le hace lo mismo a él. Es víctima de su propio talento excesivo. Su culpa es clara para el espectador quien termina siendo su acosador. Para que una película logre esto, es difícil. No nos incorporamos fácilmente a una trama, pero en The Conversation solo hace falta ver el plano que abre la película. Algo digno de estudio para cualquier cineasta.

La película cuenta la historia de un hombre que trabaja como espía freelance. El hombre es capaz de escuchar y grabar una conversación a casi kilómetros de distancia, utilizando técnicas propias. También puede intervenir el teléfono de quien sea. El hombre es sumamente talentoso. Pero en medio de un trabajo que prometía ser algo sencillo se da cuenta de una conspiración de un empresario de alto rango para poder descubrir a quien le engaña. Al mismo tiempo, el hombre debe correr con su vida de “alto riesgo” y es frustrado por su propia incapacidad de revelarse ante alguien. Nunca consigue desarrollar una buena relación que no sea con su equipo de trabajo. Está obsesionado con que alguien lo escuche. Cuando se adentra más en la conspiración que ha descubierto, nota que sus propias acciones pueden haber desencadenado una cadena de crímenes. La película es un estudio crucial del personaje. No empieza como algo más. Y sin embargo, el twist que el guionista nos presenta al final, nos pone a todos como testigos de la debacle de un trabajo demasiado bien hecho. El hombre nunca ha trabajado para quien pensaba. En este momento, el espía cambia el sentido de la película con su propia destrucción íntima.

Es difícil no relacionar la trama con el desastre de Watergate. Coppola se dio cuenta de que los equipos usados fueron los mismos que se usaron para tumbar a Nixon con el escándalo. Quizás el éxito radique en esto. Pero para mí que no tengo nada que ver con esta era, la importancia de la película es por su personaje principal y cómo va desvaneciéndose su integridad poco a poco. Hackman toma el papel y lo vive con extrema facilidad (aunque haya admitido que le costó mucho por ser tan diferente a su personalidad), y el director casi nunca usa primeros planos. Esto permite que como espectadores no lo veamos como el primer factor en pantalla, sino que veamos como el mundo lo envuelve y cada vez lo encierre más.

La película funciona desde todos los aspectos y nunca pretende ser algo más que la crítica a un trabajo que sabemos que existe. Y en tiempos actuales sabemos lo avanzado que está todo el sistema. Siempre hay alguien vigilánd0nos por Internet y esto ciertamente da terror, porque no se trata de un hombre con un micrófono sino millones de personas que nos ven y escuchan diariamente cuando declaramos el status en el que nos encontramos. La privacidad es un derecho que todos merecemos y que actualmente no se respeta.

El aspecto técnico no es tan llamativo, exceptuando la genial fotografía y cinematografía (el opening shot es algo que me gustaría haber presenciado en su creación).  Sutilmente y con uso de música lenta y melancólica, el filme se construye de manera indirecta para nosotros y nos involucra como vouyeristas a la vida de este hombre terrible que ha acabado con la vida de varias personas en pro de su propio orgullo y dinero. Nos interesa ver como su vida se transforma en desastre y para la escena final solo nos haría falta espiarlo para estar alegres por que la justicia ya está presente.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Leave a Reply

%d bloggers like this: