Review de concierto: Slash en Caracas. 31 de marzo de 2011.

La verdad no pretendo iniciar el review dando alardes del rock y de cuanto lo quiero y de cuanto es necesario. No. No pienso hablar de algo que es obvio y de lo que hablo y predico todos los días.

Pero la verdad es que la necesidad de volver a las raíces es algo con lo que nacemos y debemos conservar. Es algo que claramente se demuestra en la sociedad venezolana. Y aunque algunos hayamos experimentado conciertos de baja calidad (no mencionaré cual porque es bastante obvio) siempre quedamos con la esperanza de escuchar a ídolos en eventos de alta calidad.

Un evento como este concierto de Slash.

Todo iniciaba con aires de organización absoluta y un excelente comportamiento de una audiencia compuesta por chicos, jóvenes y ancianos. Las pasillos del C.C. Sambil se llenaban de gente típica (comegatos como nos dicen y quienes nos lo dicen les digo algo: Eat me bitch!) del concierto y se respiraba un oxígeno ligero y lleno de nostalgia por franelas de Guns n’ Roses y Velvet Revolver. Ya en la cola empezábamos a escuchar en nuestra mente los riffs de Slash.

La organización (del carajo) nos hizo entrar rápido al anfiteatro y de inmediato buscamos birra. Espacios abiertos y ánimos calmados hacían placentera la espera. Cuando nos trasladamos a ver donde eran nuestros asientos nos dimos cuenta de que no eran los mejores. Sillas de plástico en una tarima improvisada (pero que llevan tiempo usando) que no nos darían el mejor sonido ni la mejor vista. Bostezamos de la arrechera y procedimos a seguir tomando y a escuchar a los teloneros Bajo Tierra. Solo diré algo que tienen buenas canciones con una voz que necesita definición. Un sonido pésimo jode a los grupos nacionales y esta vez no fue la excepción. Pero es un grupo de calidad elegido por el mismo team de Slash (aparentemente) quien no dejó de relucir en una noche en la que ellos también fueron estrellas. 35 minutos duró el set de Bajo Tierra y se bajaron inmediatamente para que el cuerpo técnico revelara el rack inmenso que siempre lo acompaña. Se acercaba el momento y la gente empezó a levantarse. Mientras tanto, nosotros decidíamos subir a los puestos incómodos que nos alojarían durante la música de Slash.

Procedemos a la última birra y 10 minutos después a las 9:02 PM se apagaban las luces y se anunciaba la entrada de Slash.

En medio de una entrada con música instrumental apocalíptica el concierto empieza con el tema Ghost del disco homónimo de Slash. Una actitud. Una personalidad se mueve en el escenario con su Gibson Les Paul de la cual rebosa talento. No técnico, pero si de grandes composiciones. Myles Kennedy no tarda en demostrar que es el cantante apropiado para la banda. Un baterista que no comete errores se mueve con gran velocidad. La gente increíblemente corea la canción. Mi amargue es con la gente que no puede soltar una puta cámara en un concierto y no nos deja ver. El pana grabó TODO el concierto. Entiendo que quieran dejarlo en memoria y conservar todo lo que puedan. Pero coño, así no se disfruta. El sonido decente. No perfecto pero si decente.

El segundo tema fue Mean Bone de Slash’s Snakepit. Rápido y agresivo, Slash resuelve la noche regalando poses y solos. La gente ansiaba temas de Guns o algo más conocido. El siguiente fue Sucker Train Blues de Velvet Revolver y la gente se levantó. Coño no lograba ver nada por el pana de la cámara. Resolví montarme en la silla y ahí sí empezó el verdadero concierto para mí. Kennedy domina las canciones con facilidad la afinidad con el público se le nota a leguas. Es un verdadero cantante.

Luego de una verdadera descarga llegó Been There Lately de Slash’s Snakepit, y el público calmado dejó de corear. Luego salió el primer gafo pidiendo “Sweet Child O’ Mine” sin imaginarse que sería una de las últimas. Pero como que Slash le escuchó y le tocó Night Train. Exactamente como siempre debió ser tocada. Slash salta y se mueve con facilidad entre cables. Su sombrero sin moverse hipnotiza al público en medio de riffs clásicos. Kennedy emula a W. Axl Rose con extrema facilidad. Kudos mi pana. Tienes el talento de pocos.

Rocket Queen seguiría. Uno de los mejores temas de la noche. Kennedy la hace suya y Slash ejecuta el solo y pareciera que estuvieras escuchando Appetite for Destruction. Cuando saca el slide suaviza la canción para luego soltarlo (no hacia al público shittttt) y sigue. Civil War es la siguiente y Slash se transporta. Es el mismo de siempre y no demuestra ningún tipo de rencor a lo que fue su mejor banda. Disfruta sus canciones. Se le nota. Se mueve por el escenario con posiciones típicas y la gente lo elogia. Debo admitir que tenía mucho tiempo sin escuchar bien Civil War y les prometo un post pronto sobre esta canción y la situación actual de Venezuela.

Ahora viene Back from Cali, la cual es coreada por la gente. Es una tremenda canción. Kennedy puede cantar con facilidad un tema super difícil. Seguiría Starlight, mi favorita de la noche. Lo siento pero es así. El rango de voz de Kennedy y un intro genial de Slash la hacen una canción que denota nostalgia y la muestra clara de que Slash es un guitarrista de feeling. Gracias por esto. Sigue Nothing to Say es una canción muy particular. Me recuerda a Metallica. En esta Slash demuestra que no es ningún novato. El tipo ha estudiado, lo demuestra acá con solos rapidísimos. Una base de la canción demuestra que no es la típica canción de rock n roll y es más heavy metal que nada. Ahora le toca al bajista cantar Dr. Alibi, en la que demuestra por qué es un buen cantante de heavy metal. Slash lo presenta y ejecuta con facilidad un tema nuevo. Continúan con Watch This, en la que la gente se calma, esperando por más de Guns n’ Roses.

Sigue Rise Today, del grupo en el que solía cantar Kennedy, Alter Bridge. Curiosamente Slash se tripea durísimo la canción y salta por todos lados tocándola. Seguiría My Michelle, y los ánimos suben. Luego Patience, y ocurre lo mismo de hace rato. Kennedy se adueña de la canción. El público le ayuda pero Kennedy demuestra por qué Slash le considera un cantante de alta personalidad. No deja de sonreir y de buscar la armonía con la guitarra del protagonista de la noche.

Seguiría The Godfather Theme, un solo cortísimo pero necesario que la gente disfrutó. Yo no dejaba de recordar el concierto de Tokyo en el que Slash ejecutó esto con perfección y prevenido por un solo largo que demostraba juventud e inexperiencia. Aquí solo dio parte de su historia y todos la disfrutamos. Sweet Child O’ Mine es la que sigue. Kennedy la domina por completo y la guitarra de Slash nunca sonó tan bien. El solo perfecto, pero PERFECTO. Con esta lo que hice fue sonreir. Con Slither, presentó a su banda y ejecutó la canción más agresiva de la noche. Slash demuestra que es el mismo de siempre y físicamente está igual. Se mueve igual en el escenario. Llega la hora del encore y salen todos del escenario. Tristes, nos damos cuenta de que nos faltan 3 canciones para que termine esto.

Con By the Sword regresan al escenario, a la que seguiría Mr. Brownstone que sirve para demostrar que Guns n’ Roses nunca será lo mismo sin Slash. Este se adueña de la canción con facilidad y experiencia. Paradise City sería la última de la noche. Con nostalgia veíamos como Slash se alejaba físicamente del recinto pero emocionalmente todos estuvimos ahí hasta el final y por unos días más calculo.

Una calidad de concierto. Repleto de gente, menos mal. El sonido por más que sea no fue perfecto pero no se puede pedir mucho cuando miles de personas están coreando al mismo tiempo. El sitio pues ideal para este tipo de eventos. Pero las improvisaciones de asientos están de más. Las cámaras deberían ser prohibidas en los conciertos otra vez.

Setlist:

  1. Ghost
  2. Mean Bone
  3. Sucker Train Blues
  4. Been There Lately
  5. Night Train
  6. Rocket Queen
  7. Civil War
  8. Back From Cali
  9. Starlight
  10. Nothing to say
  11. Dr. Alibi
  12. Watch This
  13. Rise Today
  14. My Michelle
  15. Patience
  16. The Godfather Theme
  17. Sweet Child O’ Mine
  18. Slither
  19.  By The Sword
  20. Mr. Brownstone
  21. Paradise City

One Reply to “Review de concierto: Slash en Caracas. 31 de marzo de 2011.”

Leave a Reply